Periodontitis

Periodontitis

La salud bucal es un muy importante para una persona. Una persona que disfruta de una buena salud bucal, es una persona que se puede alimentar correctamente y por ello puede estar totalmente sana. Pero en cambio, muchas personas sufren problemas bucales, siendo uno de los más comunes el problema de la periodontitis.

¿Qué es la periodontitis?

La periodontitis es una enfermedad periodontal. Esta enfermedad afecta a los tejidos que soportan y rodean a las piezas dentales o lo que es lo mismo, afecta directamente a las encías. El problema comienza siendo una gingivitis. Si este problema no se atiende y se soluciona a tiempo, entonces la persona pasará a sufrir la enfermedad de la periodontitis.

Causas que provocan la periodontitis

Como bien acabamos de decir, la periodontitis se crea cuando una persona sufre una gingivitis y la misma no es tratada a tiempo. La enfermedad al no recibir ningún tratamiento va evolucionando hasta el punto en el cual la enfermedad pasará de ser gingivitis a ser periodontitis.

La infección afecta directamente a las encías. Pero al ir evolucionando pasa a los ligamentos o incluso puede llegar a los huesos dentales. Cuando la enfermedad llega a este punto, provoca que los dientes no tengan el soporte adecuado, por lo que el paciente comienza a notar como los dientes se le empiezan a mover. Si la enfermedad sigue sin tratarse, el punto final se dará cuando el diente no tenga soporte donde agarrarse, lo cual provocará la pérdida de las piezas dentales.

Según los últimos estudios, la periodontitis es la causa principal de la caída de los dientes en las personas adultas.

La principal causa de este problema son el sarro y la placa. Si el sarro como la placa no son eliminados de manera eficaz, esto provoca que la raíz se comience a inflamar, provocando huecos entre los dientes ya las encías. Si la higiene bucal sigue sin ser la adecuada, estos huecos son ocupados por el sarro. Como la infección cada vez será mayor, esto provoca que el tejido y el hueso se vean infectados por las bacterias que acompañan siempre a la placa. Cuanto mayor sea la infección, mayor será el riesgo de sufrir una periodontitis sebera, la cual se traducirá en la pérdida de las diferentes piezas dentales.

Síntomas de la periodontitis

Esta enfermedad se puede presentar con diferentes síntomas. Para ayudarte a prevenir el problema, vamos a mostrarte los principales síntomas de la periodontitis.

El mal aliento puede ser señal de que la higiene bucal no está siendo la correcta. Y como hemos visto, la acumulación de sarro y placa son la principal causa de este problema.

Cuando una persona sufre este problema, las encías suelen mostrarse con un rojo brillante o un rojo tirando a púrpura. Si tus encías están de este color, acude a tu dentista lo antes posible para que examine tu boca.

Un claro síntoma es cuando una encía sangra con mucha facilidad. Si te cepillas los dientes suaves y ves que tus encías sangran, acude a tu dentista lo antes posible. No dejes que el problema vaya a más.

Otros síntomas que muestran un problema bucal son encías sensibles al tacto, encías inflamadas y o dientes flojos. Si notas que tus dientes están flojos, puede que la enfermedad ya este en un estado de evolución importante. No esperes más y acude a tu dentista hoy mismo si no quieres perder piezas dentales en un periodo de tiempo corto.

Y recuerda, los primeros síntomas serán los de la gingivitis.

Tratamiento y cura más eficaz

Si has leído el apartado anterior y te has sentido identificado con uno o varios apartados, lo mejor es que acudas a tu dentista. El mismo examinará tu boca y te dirá si realmente estás sufriendo periodontitis o no. Además, si el profesional ve que sufres el problema y el mismo va muy avanzado, lo más seguro es que haga una radiografía dental para ver si el hueso ya se está viendo afectado o no.

Una vez que el dentista haya certificado que tu dentadura está sufriendo este mal, se pondrá manos a la obra para solucionar el problema con un tratamiento eficaz, tal y como nos muestran en dentistasen.es.

El tratamiento que te impondrá el profesional irá dirigido a rebajar lo antes posible la inflamación de las encías, eliminar los huecos que puedan estar llenos de sarro y tratar cualquier otro problema bucal que puedas tener. Lo principal debe ser poner fin al problema rápido, para evitar que el hueso se pueda ver afectado y la pieza dental se pueda perder.

Para conseguir un buen resultado, el dentista deberá reparar la superficie dental afectada.

Además, el profesional deberá realizar una limpieza bucal a fondo, para eliminar cualquier resto de placa o sarro. Pero todo esto no será suficiente si a partir de ese momento sigues sin tener una buena higiene bucal.

En muchas ocasiones, el problema puede venir dado porque la persona no sabe realmente como lavarse los dientes de una manera adecuada. Si tu dentista nota que este es tu problema, te indicará los pasos que debes realizar para que el cepillado sea efectivo. Así en el futuro no volverás a sufrir este mal.

Y por regla general, las personas que han sufrido periodontitis deben visitar al dentista cada trimestre para someterse a una limpieza bucal en caso de que sea necesaria. Así el profesional se podrá asegurar que el paciente no vuelva a repetir el mismo problema.

Normalmente con estos sencillos tratamientos el dentista conseguirá que el paciente vuelva a disfrutar de una buena salud bucal. Pero en ocasiones estos no son suficientes y el paciente se verá obligado a pasar por una cirugía.

La cirugía se usa para abrir y limpiar a fondo las bolsas llenas de sarro, cuando los medios manuales no permitan hacer esta operación. También se usa para blindar los dientes en caso de que se hayan visto afectados por la enfermedad. Y en el peor de los casos, el dentista tendrá que extraer las piezas dentales que están muy afectadas, para evitar que contaminen a las piezas que están sanas.

¿La periodontitis es contagiosa?

Aunque muchas personas piensan que esta enfermedad solo se produce por una mala higiene bucal, hay que dejar claro que, como la gran mayoría de enfermedades, la misma es contagiosa.

La periodontitis puede ser contagiada a otra persona, siempre y cuando la misma tenga contacto directo con la persona que sufre el problema, como puede ser un beso en la boca. Eso sí, la enfermedad solo podrá desarrollarse en la otra persona, siempre y cuando la misma sufra una disminución de inmunidad en la boca. Eso sí, la enfermedad no se suele trasmitir con un solo beso, sino que suele trasmitirse por contacto continuo y prolongado en el tiempo.

Si tu pareja sufre periodontitis, esto no quiere decir que tengas que dejar de besarla. Lo único que debes hacer es tener una buena higiene bucal y visitar con frecuencia al odontólogo para que pueda comprobar que la enfermedad no te ha afectado.

Periodontitis apical

Este problema se da cuando la periodontitis no es tratada adecuadamente y el nervio no se trata correctamente a través de una endodoncia. Si además no se elimina el tejido pulpar necrosado, las bacterias tendrán vía libre para seguir ganando terreno. Si esto sucede, esto provocará la periodontitis apical.

La periodontitis apical es la infección que afecta a los tejidos que rodean a la raíz de la pieza dental.

Dentro de este rango se puede sufrir una periodontitis apical aguda o crónica. Dependiendo del mal, el tratamiento deberá ser uno u otro. La forma de averiguar cuál es acudiendo al odontólogo. En ese momento el profesional examinará tu boca y realizará el tratamiento adecuado según tu situación.

Fuente: MedlineplusNIH

Compártelo en tu red social: