Tratamiento para el chalazión

Chalazión

Aunque no se considera una enfermedad infecciosa, el chalazión puede volverse un problema antiestético en los primeros instantes, acarreando severas complicaciones en etapas posteriores. Descubre cuáles son los tratamientos y remedios naturales más efectivos para erradicar esta enfermedad.

¿Qué es el chalazión?

Denominamos chalazión, quiste de Meibomio, lipogranuloma o calacio a una protuberancia de tamaño variable que toma lugar en los párpados producto de un comportamiento anormal en las glándulas sebáceas.

Para entender mejor el origen de esta patología, debemos conocer que en nuestros párpados se encuentran las glándulas de Meibomio, encargadas de lubricar y proteger los ojos a través de una fina película aceitosa. Ante una obstrucción de los conductos que transportan el aceite, este se estanca e inflama la zona afectada.

Tal escenario conduce a una formación quística o nódulo cerca de las pestañas que en ocasiones puede llegar a rebasar los tres centímetros de diámetro. El chalazión es suave e indoloro al tacto, y es común en personas con acné o secreciones notables de sebo en el organismo. Generalmente, estas protuberancias desaparecen al cabo del tiempo pudiendo regenerarse nuevamente, o bien pueden aumentar su tamaño considerablemente.

Aunque no se considera una enfermedad infecciosa, el chalazión puede volverse un problema antiestético en los primeros instantes, pudiendo acarrear severas complicaciones en etapas posteriores, como astigmatismo u orzuelos. Por tal razón, es importante acudir al criterio médico del especialista tan pronto se detecten los primeros síntomas.

Causas del chalazión

Como comentábamos anteriormente, el chalazión debe su origen a una obstrucción de las glándulas de Meibomio, lo que conduce a una acumulación del líquido oleoso en forma de bulto o quiste alrededor del párpado. Muchas personas confunden el chalazión con el orzuelo, sin embargo, este último presenta una base infecciosa que puede desencadenar graves resultados.

Generalmente, el chalazión se produce en individuos cuyas secreciones aceitosas (responsables de lubricar los ojos) son más espesas de lo normal. Por esta razón, cualquier persona que haya padecido de esta patología, presentará mayores probabilidades de volver a experimentarla. Aunque no existen razones aparentes que explican la aparición del chalazión, podemos apuntar a una higiene deficiente de los ojos y cierta predisposición según el tipo de piel, como algunos de los factores de riesgo más identificables.

Además, destacan otras causas como la edad, puesto que en la adolescencia y dado los cambios hormonales que toman lugar, suceden con mayor frecuencia los casos de chalazión. También debemos mencionar la tuberculosis, la blefaritis crónica, la dermatitis seborreica, las infecciones virales y el acné, este último fuertemente asociado a las afectaciones de las glándulas sebáceas en la piel.

Síntomas del chalazión

Síntomas del chalazión

Inicialmente, el chalazión puede identificarse a través de un bulto anormal y apreciable a la vista en las cercanías del párpado. Rara vez, esta patología viene acompañada de dolor, si bien lo más común es que muestre una coloración roja y se aprecie caliente al tacto. En cuanto a su desarrollo, el chalazión puede tomar lugar repentinamente o crecer de manera paulatina.

Una vez que se ha alcanzado la fase aguda, el chalazión puede mostrar ciertas similitudes con un orzuelo, sin embargo, los orzuelos suelen presentar una base infecciosa, se desarrollan con mayor rapidez, son sensibles al tacto y presentan un tamaño mucho mayor. En algunos casos, el chalazión puede llegar a drenar si no ha recibido el tratamiento adecuado, y en otros escenarios es capaz de afectar la visión, presionando la superficie ocular con altos riesgos de astigmatismo.

Otros síntomas para el chalazión incluyen sensaciones de molestia en el párpado, epífora (lagrimeo anormal de los ojos), riesgos de infección, visión borrosa, irritación y foto sensibilidad. Normalmente, el tratamiento es bastante sencillo, aunque en ciertas ocasiones podrá requerir la extirpación del quiste mediante intervención quirúrgica.

Tratamiento del chalazión

En la mayoría de los casos, el chalazión desaparece de manera espontánea al cabo de un mes. No obstante, y tras una examinación ocular previa, el doctor puede recomendar el uso de compresas calientes, puesto que disuelven el aceite estancado en el párpado y contribuyen a la cicatrización del mismo. Durante el tratamiento, que debe ser ejecutado a diario durante quince minutos, debe evitarse forzar el drenaje del quiste, teniendo en cuenta que se trata de un área extremadamente sensible.

Adicionalmente, el oftalmólogo podrá recetar gotas o ungüentos antibióticos, a fin de evitar cualquier infección bacteriana en la zona. Las inyecciones de esteroides con cortisona, es otro método que ha dado resultados positivos en la reducción de la inflamación producida por el chalazión.

Cuando este padecimiento no es tratado debidamente o los síntomas empeoran, se recurre a la intervención quirúrgica para extirpar el quiste. Generalmente, este tipo de procedimientos no acarrean efectos secundarios de gran envergadura, ni presenta secuelas físicas evidentes, ya que la incisión se efectúa por la cara inferior del párpado. Tras la operación, de tipo ambulatoria, el paciente deberá mantener el ojo cubierto y evitar la luz solar.

Tratamiento del chalazión

¿Cómo prevenir el chalazión?

El aspecto más importante en cuanto a la prevención del chalazión es llevar a cabo una higiene ocular adecuada. Por lo tanto, es necesario evitar restregarse los ojos, especialmente con las manos sucias. Para el aseo, se recomienda evitar un champú neutro, así como evitar el uso excesivo de maquillaje, especialmente el rímel, puesto que puede dar lugar a ciertos microorganismos nocivos si se utiliza durante un tiempo prolongado.

En algunas personas, el rostro presenta una dermis extremadamente grasienta que favorece el acné. Esta situación puede trasladarse hacia los ojos y ocasionar un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas en los párpados. Para ello deberemos asearnos frecuentemente y recurrir al uso de mascarillas especiales para pieles grasas.

También es fundamental evitar lugares contaminados o polvorientos que contribuyan a la acumulación de suciedad en los párpados, y adicionalmente, deberemos optar por una dieta a base de productos naturales, evitar el consumo excesivo de grasas (sobre todo las grasas saturadas) y no compartir artículos de uso personal como toallas, pañuelos y máquinas de afeitar.

Remedios Caseros para combatir el chalazión

Compresas calientes: Ya hemos hablado con anterioridad sobre las compresas calientes y su gran eficacia para combatir el chalazión. Si debiéramos agregar algo, es que debes evitar utilizar paños que no estén debidamente higienizados. Con respecto al agua, preferiblemente que sea purificada.

Cilantro: Una infusión de semillas de cilantro en una taza de agua puede ser utilizada para lavar los ojos varias veces al día y acelerar el proceso de curación del chalazión.

Hojas de guayaba: Por sus propiedades antinflamatorias, las hojas de guayaba pueden emplearse, previamente remojadas en agua caliente, sobre el párpado afectado.

Sal: Quizás el remedio más sencillo de todos sea precisamente el agua con sal. Una vez hervida, la solución podrá aplicarse sobre el ojo para mitigar los síntomas del chalazión.

Cúrcuma: Hierve una cucharadita de cúrcuma hasta que el agua quede reducida a la mitad. Cuela la solución y viértela en pequeñas gotas sobre los ojos tres o cuatro veces al día.

Papa: Este tubérculo rallado nos permitirá elaborar una especie de cataplasma o crema espesa para untar sobre los ojos y reducir la hinchazón.

Huevo crudo: Primeramente debe separarse la yema de la clara, y utilizar esta última para colocar sobre el párpado a través de un algodón durante quince minutos, tres veces al día.

Aloe Vera: Debe cortarse la hoja de sábila de manera longitudinal. Posteriormente utilizamos la parte carnosa para dejar reposar sobre los párpados. Los resultados no se harán esperar.

Compártelo en tu red social: