Tratamiento para la blefaritis

Blefaritis

¿Sabes en qué consiste la blefaritis? Es una inflamación que tiene lugar a lo largo del borde del párpado superior, donde se encuentran localizadas las pestañas. En este artículo podrás conocer más sobre esta patología, sus causas, sintomatología y vías de tratamiento. También te brindamos dos consejos que te ayudarán a mantener tus ojos saludables y a prevenir la blefaritis.

¿Qué es la blefaritis?

La blefaritis se manifiesta como una inflamación o infección del tejido alrededor de los párpados, generalmente como consecuencia de un mal funcionamiento de las glándulas localizadas en esta zona. Los márgenes palpebrales se irritan debido a que las glándulas responsables de lubricar la superficie ocular se encuentran obstruidas, por lo que las secreciones grasas que estas generan quedan estancadas creando algo similar a una costra.

Esta acumulación de ácidos grasos crea el ambiente ideal para el crecimiento de bacterias y patógenos que colaboran a agravar el cuadro clínico. De manera general esta condición se presenta de forma benigna tanto en adultos como en niños, pero también puede convertirse en crónica trayendo como consecuencia síntomas muy molestos.

Causas de la blefaritis

El exceso de seborrea que se acumula en los párpados por la disfunción de las pequeñas glándulas palpebrales, constituye la causa primaria de esta infección localizada. Además se encuentra el hecho de que asociado a este exceso de grasa suele aparecer un sobrecrecimiento de las bacterias y los hongos en la piel.

La blefaritis alérgica es un tipo de blefaritis provocada por el contacto con los componentes presentes en productos cosméticos tales como lápices de ojos, sombras, máscaras, coloretes, al igual que los disolventes presentes en las cremas limpiadoras. Lo cierto es que cualquier alérgeno que sea llevado a los ojos por medio de las manos u otro tipo de contacto, puede provocar una alergia que derive en una dermatitis aguda de los párpados, como por ejemplo en el caso de las resinas de las platas, algunos tipos de plásticos, etc.

Los fármacos que se administran en los ojos tales como colirios o pomadas, también tienen un efecto desencadenante de la blefaritis alérgica en sus diferentes niveles. Esto se debe a que estos medicamentos que se usan con fines oftalmológicos tienen una composición con una base de antihistamínicos, anestésicos, mercuriales, neomicina, bacitracina, sulfamidas, anticolinérgicos, etc., los cuales reaccionan de forma diferente en las personas. El defecto de refracción conocido como Miopía es también causante de la aparición de blefaritis en algunos casos.

Tratamiento para la blefaritis

Síntomas de la blefaritis

Los síntomas de la blefaritis varían considerablemente según su tipo y la gravedad del cuadro infeccioso. De manera general esta patología conlleva una disfunción de las glándulas de la zona, con irritación de los ojos, ardor, picor, formación de costras, engrosamiento de los bordes de los párpados y descamación.

La sensación cuando se parpadea suele ser de manera frecuente como si en el interior del ojo se tuviese una arenilla. También pueden aparecer orzuelos o chalazión como resultado de la inflamación del párpado superior.

Sin un tratamiento oportuno la blefaritis puede empeorar progresivamente, con riesgos considerables para la salud. El incremento de la inflamación dolorosa y las molestias oculares puede provocar lesiones de importancia al tejido ocular, la pérdida de pestañas, la cicatrización de los párpados, así como también una disminución considerable de la visión cuando la córnea se encuentra comprometida.

La blefaritis no es contagiosa, pero en los casos en que se desarrolla una conjuntivitis esta si se puede transmitir de una persona a otra.

Tratamiento de la blefaritis

Para el diagnóstico de la blefaritis generalmente solo se necesita de un examen ocular que sea llevado a cabo por un oftalmólogo, el cual debe hacer énfasis en la evaluación de los párpados. Luego de diagnosticada la patología la indicación primaria será la limpieza diaria de los márgenes palpebrales con agua tibia, con el fin de ayudar a retirar el exceso de grasa en esta zona e ir descamando el párpado poco a poco. Esta es una tarea que debe ser asumida de forma consciente, tomando para ello el tiempo que requiera, de otra manera resulta extremadamente difícil curar la blefaritis.

El médico además puede recomendar para esta rutina de limpieza la utilización de algunos productos de higiene de venta libre en farmacias, los cuales son útiles en evitar la proliferación de bacterias en la piel. Con este propósito también se puede usar algún tipo de champú para bebitos, ya que en su gran mayoría no son irritantes.

En los casos de aparición de orzuelos y chalazión el tratamiento consiste en la aplicación de compresas tibias sobre los ojos. Si la córnea también se encuentra inflamada entonces habrá que recurrir a los antibióticos o esteroides, siempre previa una prescripción facultativa.

¿Cómo prevenir la blefaritis?

Para prevenir la blefaritis lo más importante es la limpieza cuidadosa y frecuente de los ojos, en especial la zona que sirve de base a las pestañas. Ante la aparición de una afección externa en cualquiera de los ojos, esta se debe tratar tempranamente para no dar lugar a la proliferación de bacterias. Siguiendo estos dos simples consejos podrás mantener tus ojos sanos y libres de blefaritis.

Compártelo en tu red social: