Tratamiento para las lombrices intestinales

Tratamiento para las lombrices intestinales

Aprende qué es y cómo evitar una infección de lombrices intestinales o qué remedios emplear para eliminarla en caso de que hayas sido contagiado(a) con estos parásitos.

¿Qué es la lombriz intestinal?

Se trata de un parásito que puede ser adquirido vía fecal-oral y que produce alteraciones en nuestro sistema digestivo además de otros síntomas. Actualmente, las lombrices intestinales afectan a un 5% de la población mundial, y aunque son más comunes en zonas tropicales y países subdesarrollados, ningún individuo está exento de contagiarse, especialmente los niños.

Generalmente, el término “lombriz intestinal” se utiliza indistintamente para nombrar varios tipos de parásitos que se hospedan en las paredes del intestino humano, como oxiuros, áscaris, uncinarias, alfilerillos y tricocéfalos. De los dos primeros, y por ser los más comunes, estaremos abordando seguidamente algunas cuestiones fundamentales como síntomas que provocan y modo de evitarlos.

En el caso de la áscaris (Ascaris lumbricoides), abunda en las zonas rurales, especialmente en lugares donde se utilizan las heces como fertilizante para los cultivos. De esta manera, los alimentos y bebidas pueden ser consumidos sin la debida higiene, por lo que el individuo ingiere los huevos y larvas del parásito, los cuales se desarrollarán en el intestino hasta alcanzar una longitud de un centímetro aproximadamente.

Por otra parte, los oxiuros (Enterobius vermicularis) son pequeños gusanos con una naturaleza altamente contagiosa, por lo que el tratamiento en estos casos debe ser ejecutado desde los primeros momentos. Al igual que la áscaris, los huevos de oxiuro penetran en el sistema digestivo y se encontrarán plenamente desarrollados al cabo de dos meses.

Causas de la lombriz intestinal

Generalmente, las personas adquieren las lombrices intestinales por medio de la boca, lo que unido a una mala higiene, la temperatura ambiental o las ciudades superpobladas incrementan el riesgo de contraer este tipo de infecciones. Tanto para el oxiuro como la áscaris, las causas de contagio, sobre todo en los niños, puede residir en objetos como toallas, sábanas, cubiertos, mesas de comedor, arena de los parques, lavabos y finalmente, alimentos crudos o sin lavar. No obstante, la principal vía para esta parasitosis son las manos del individuo, especialmente las uñas.

Tras realizarse el contagio, los huevos ingeridos se instalaran hacia el intestino delgado, donde podrán llegar a vivir hasta dos años sino se tratan debidamente. En el caso del oxiuro, las hembras depositan sus huevos en el ano, proceso durante el cual las personas tienden a rascarse, y luego llevarse las manos a la boca o manipular otros objetos de uso común, trasladando de esta manera los huevecillos y aumentando las probabilidades de contagio de las personas que le rodean.

Síntomas de la lombriz intestinal

Síntomas de la lombriz intestinal

En primer lugar debemos decir que las lombrices intestinales son una infección asintomática la mayor parte del tiempo. No obstante, la señal más evidente, en el caso del oxiuro, suele ser el prurito intenso en el ano del individuo, especialmente en el horario de la madrugada (causando además insomnio). Recordemos que en este horario, las hembras acostumbran a depositar sus huevos. Para el caso de las personas del sexo femenino, este escenario también puede acarrear flujo vaginal, al tratarse de una zona cercana al ano.

Por otra parte, el parásito áscaris, una vez desarrollada la etapa larval, podrá migrar hacia los pulmones a través del torrente sanguíneo, lo que acarrea un gran riesgo de contraer neumonía eosinofílica, una enfermedad que ataca directamente un tipo de células blancas y puede desencadenar acidez o dificultad para tragar.

Por lo general, pueden presentarse otros síntomas como erupción en la piel, vómito con presencia de lombrices, fiebre, enuresis, decaimiento y en ocasiones diarrea o constipación. Si el número de lombrices en el individuo es elevado, estas pueden alojarse en el intestino provocando una obstrucción intestinal, o migrar hacia el apéndice, vesícula o conducto pancreático favoreciendo algunas enfermedades como pancreatitis, apendicitis o colangitis.

Tratamiento de la lombriz intestinal

El diagnóstico médico a realizar puede incluir radiografía del abdomen, conteo de eosinófilos, hemograma o examen de heces para localizar parásitos o huevecillos. A partir del resultado obtenido, el tratamiento estará basado en una serie de medicamentos para eliminar las lombrices del organismo. Si se trata de un caso avanzado, podrá utilizarse además una endoscopía para extraer las lombrices.

Los medicamentos antiparasitarios más utilizados son el Mebendazol y el Albendazol, dos poderosos antihelmínticos que impiden la absorción del azúcar en los parásitos, eliminándolos por completo. Adicionalmente, también podrá hacerse uso de una crema para la comezón, puesto que en los primeros meses esta sensación puede permanecer en el ano causando molestias constantes.

Por otra parte, el doctor podrá ordenar la repetición del tratamiento al cabo de las dos semanas, ya que los medicamentos solo atacan las lombrices adultas, y por ende, los huevos permanecerán intactos hasta el momento de la eclosión.

¿Cómo prevenir la lombriz intestinal?

¿Cómo prevenir la lombriz intestinal?

Nuestros esfuerzos para eliminar las lombrices intestinales deben estar encaminados a lograr una higiene adecuada alrededor de los miembros de nuestro hogar.

- Lavarse las manos varias veces al día, antes de manipular los alimentos y antes de comerlos.

- Mantén las uñas recortadas.

- Después de defecar, cepíllate las uñas y manos con abundante agua y jabón.

- Cambia la ropa de cama periódicamente, lavarla con agua caliente y detergente.

- Nunca sacudas la ropa de cama al cambiarla. Los huevecillos podrían salir proyectados e infectar otras superficies y objetos.

- Durante la ducha, especialmente por la mañana, aséate correctamente el ano.

- Incluye alimentos probióticos en tu dieta como por ejemplo el yogurt. Los probióticos son conocidos por desarrollar la flora intestinal, contribuyendo a reforzar y mantener un cuerpo saludable.

- Ingiere ajo. Sus propiedades antihelmínticas te serán de gran ayuda para prevenir los oxiuros.

- Modera el consumo de azúcar. El azúcar es una fuente de energía para los parásitos.

Remedios caseros para combatir la lombriz intestinal

Los remedios herbolarios son un método muy efectivo de combatir y erradicar la presencia de lombrices intestinales en nuestro organismo, además que nos permiten mantener una salud adecuada y tonificar los diferentes sistemas de nuestro cuerpo. No obstante, antes de emplear los remedios que te proveemos a continuación, es recomendable que consultes con tu médico previamente, a fin de complementar estas soluciones con el tratamiento adecuado.

Dentro de los mejores remedios caseros para combatir las lombrices intestinales podemos mencionar el ajo (ingerirlo crudo, dos o tres dientes al día), las semillas de calabaza, limón, romero, cebolla, anís, tomillo, genciana y la menta rizada. En cuanto a las infusiones, nada como tomar tres cucharadas de aceite de oliva en ayunas y a la media hora ingerir un ajo machacado en un vaso de agua caliente.

Adicionalmente, puedes licuar media taza de semillas de papaya en agua caliente junto a un trozo de cebolla.  El preparado debe ser ingerido en ayunas y esperar una hora antes de consumir otro alimento.

Compártelo en tu red social: