Tratamiento para los acúfenos

Acúfenos

¿Has oído hablar alguna vez de los acúfenos? A pesar de lo que se piensa es un trastorno auditivo bastante común en la población general, con cifras que indican que el 30% de las personas lo han sufrido alguna vez. Si te interesa conocer en detalle el origen de este trastorno, las causas que lo provocan, los síntomas y las terapias que se indican para su tratamiento, aquí encontrarás toda la información que necesitas.

¿Qué son los acúfenos?

Los acúfenos son el término con el que ha sido acuñado el fenómeno asociado a la percepción sensorial de sonidos, sin la presencia de una fuente exterior en el entorno que los emita. Los pacientes que padecen de acúfenos o tinnitus (como también se conoce este trastorno), refieren que escuchan a menudo zumbidos, pitidos, siseos, palpitaciones u otros tipos de ruidos en el interior de los oídos y/o la cabeza.

Esta acústica suele ser más intensa y recurrente en las noches, donde no existen otros ruidos ambientales que puedan enmascararla. En ocasiones puede llegar a ser tan fuerte la interferencia que el acúfeno provoca, que a la persona le puede llegar a ser difícil escuchar una conversación normal, lo que se traduce en un aumento considerable de la sensibilidad hacia los ruidos externos.

La medicina explica a los acúfenos a través de la vibración de los tejidos que se encuentran en las regiones adyacentes al oído, o por el malfuncionamiento del sistema auditivo.

Causas de los acúfenos

Los acúfenos pueden estar relacionados con diversas causas, siendo atribuibles a situaciones traumáticas, casos de estrés ya sea por el entorno familiar, laboral o estudiantil, exposiciones a ruidos o explosiones, así como también problemas en el sistema auditivo. También pueden estar relacionados con enfermedades de mayor envergadura, por lo que se recomienda siempre acudir al médico para un diagnóstico temprano.

Síntomas de los acúfenos

El síndrome de Ménière es una enfermedad poco conocida en la que está involucrado el sistema endolinfático del oído interno, y que se manifiesta acompañada de acúfenos.

Los acúfenos también pueden ser causados por la encefalopatía de Wernicke, la cual está relacionada con un desbalance bioquímico provocado por el agotamiento de la vitamina B1 en el cuerpo.

Síntomas de los acúfenos

Los acúfenos traen consigo la percepción de sonidos que generalmente son de un tono agudo. Estos sonidos se pueden recibir en forma de zumbido, campanilleo, pitido, ruido blanco, siseo, entre otros. Las molestias que traen consigo, sobre todo en las noches, pueden provocar alteraciones del sueño que limitan al cuerpo para recibir el descanso que necesita. Sus manifestaciones también pueden provocar la pérdida de la concentración, lo que dificulta la realización de las actividades diarias y conlleva a una pérdida importante de la calidad de vida del paciente.

En algunos casos los acúfenos pueden presentarse acompañados de hipoacusia, aunque no tiene por qué existir necesariamente una pérdida de la audición. Cuando son provocados por la enfermedad de Ménière además pueden experimentarse signos de vértigo y náuseas.

Los acúfenos también pueden tener como síntoma la hiperacusia, la cual produce una sensibilidad extrema a los sonidos habituales del ambiente. En estas circunstancias el sistema auditivo deja de tolerar los ruidos externos, que se perciben comúnmente como muy altos o dolorosos.

Tratamiento de los acúfenos

Para realizar un diagnóstico certero se realizan estudios electrofisiológicos y de imagenología, los cuales permiten explorar a fondo el oído y determinar si se trata de un problema periférico o central.

Tratamiento para los acúfenos

Cuando los acúfenos no producen una alteración del procesamiento a nivel central, generalmente no requieren de ningún tratamiento porque suelen ser transitorios. Cuando no se identifica ninguna causa aparente y el paciente tiene síntomas y molestias recurrentes, entonces el médico puede indicar algunas terapias (musicales, adaptativas, con psicólogos) para mejorar su condición. Si se trata de una tinnitus provocada por una situación traumática, de estrés o ansiedad, las terapias pueden estar dirigidas a canalizar estos problemas.

Dentro de las terapias que han arrojado mejores resultados en la mejoría de los síntomas de los acúfenos (el 95% de los casos mejoran en los primeros 6 meses) se encuentra la conocida como Terapia de reentrenamiento o habituación (traducido del inglés Tinnitus Retraining Therapy).

También puede resultar útil para algunas personas mantener la mente activa trabajando en alguna actividad, ya que con esto se pueden reducir las molestias de los síntomas de los acúfenos.

Los anestésicos locales son aplicados para obtener un alivio temporal, pero no erradican por completo o curan los acúfenos. En cuanto a las gotas o fármacos que a veces se ofrecen como remedio infalible contra este trastorno, por regla general tienen un efecto placebo, lo que significa que tampoco aportan muchos beneficios.

¿Cómo prevenir los acúfenos?

Los acúfenos son un trastorno que puede padecer cualquier persona a lo largo de su vida, pero la mayor incidencia tiene lugar en la población adulta que supera los 40 años de edad. Este elemento marca una diferencia importante que nos indica que desde edades tempranas debemos proteger nuestro sistema auditivo de la exposición a sonidos o ruidos intensos, así como también del uso desmedido de reproductores de audio portátiles.

Compártelo en tu red social: