Tratamiento para los ovarios poliquisticos

Ovarios poliquisticos

El síndrome de ovario poliquístico es un problema de salud bastante frecuente en adolescentes y mujeres de la segunda edad, diagnosticado por primera vez en la década de los años 30 del siglo pasado y cuyas causas aún no se han podido establecer con exactitud.

Tras años de investigaciones, los especialistas apuntan a que el síndrome pudiese estar relacionado con un desequilibrio hormonal, y hacia su corrección apuntan los tratamientos existentes, de los que hablaremos en este artículo.

De igual forma, otras teorías apuntan a la sobreproducción de insulina y a la herencia o predisposición genética.

Características y síntomas de la enfermedad

Los ovarios de las mujeres producen las hormonas estrógeno, progesterona y andrógenos. Sobre todo esta última, que a menudo son referidas como hormonas masculinas, pero las mujeres también las producen, todas revisten una importancia vital en la regulación del ciclo menstrual y la ovulación.

En los casos de ovarios poliquísticos, los ovarios producen andrógenos en cantidades excesivas, lo que impacta negativamente en el desarrollo y la liberación del óvulo.

Por ejemplo, en los ovarios de las pacientes en ocasiones se desarrollan quistes, como bolsitas llenas de líquido, y no se forman y maduran los óvulos, como debe suceder con normalidad.  Asimismo, en vez de ser liberados durante la ovulación, como el óvulo durante un ciclo menstrual estándar, los quistes crecen y aumentan de tamaño, condicionando que las mujeres que padecen el síndrome no ovulen ni liberen un óvulo cada mes y por lo tanto tengan períodos irregulares o faltas a veces traumáticas.

Síntomas de los ovarios poliquisticos

Este padecimiento no tiene una cura que lo elimine por siempre del organismo pero debe tratarse inmediatamente tras su detección, ya que si no la paciente podría desarrollar otros males mayores. Entre esas consecuencias negativas, podemos señalar la infertilidad, el desarrollo, excesivo para una mujer, de vello corporal, la obesidad, diabetes, hipertensión, cardiopatía, sangrados uterinos anómalos y cáncer.

Por suerte, los ovarios poliquísticos se pueden tratar de forma adecuada, atacando a sus síntomas y efectos derivados. Cuanto antes se ataje el problema, más fácil será para la mujer convivir con el síndrome, ya que probablemente sean menos los efectos secundarios o colaterales graves a tratar, además de prevenirlos.

Síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos

Pues como se puede anticipar de lo dicho hasta aquí, el principal síntoma de la enfermedad es la experimentación de períodos menstruales irregulares o la falta de los mismos, debido a que provoca que la paciente deje de ovular.

Además de este, que en el caso de las jóvenes no constituye una prueba fehaciente de que se tenga la condición, porque por naturaleza las adolescentes pueden presentar irregularidades hasta incluso dos años después de su menarquía, los especialistas examinan otros signos que le permiten hacer un diagnóstico certero.

Entre esos otros síntomas frecuentes están la obesidad y las dificultades de la paciente para mantener un peso normal, sobre todo en el área de la cintura; el hirsutismo, un condición que se manifiesta por el exceso de vello en zonas como el rostro, pecho, abdomen, área del pezón o espalda; alopecia, que se dictamina por la presencia de poco cabello en el cuero cabelludo; acné y poros obstruidos; acantosis pigmentaria, consistente en el ennegrecimiento y engrosamiento de la piel del cuello, axilas o senos; y por último, otros rasgos como hipertensión arterial, diabetes e índices elevado de colesterol en sangre.

Tratamiento

Como se dijo, los ovarios poliquísticos no tienen una cura completa, pero pueden tratarse para hacer la vida más llevadera, así como para atacar y minimizar sus síntomas y efectos colaterales.

Así, para el sobrepeso y la obesidad, el médico puede recomendar desde píldoras hasta cambios en la rutina diaria. De ser exitoso lo recetado, la pérdida de peso en ocasiones puede atenuar muchos de las dificultades derivadas del síndrome, ya que puede restaurar las concentraciones hormonales normales.

Tratamiento para los ovarios poliquisticos

Entre los medicamentos más recetados en una fase inicial del tratamiento están los anticonceptivos orales o la hormona progesterona, también por vía oral, lo que se intenta ayude a equilibrar las concentraciones hormonales y regular el ciclo menstrual. Esto, por supuesto, debe ir acompañado de un estilo de vida caracterizado por una dieta balanceada, que el médico indicará, y la práctica habitual de ejercicios físicos.

Los anticonceptivos orales por su parte son efectivos igualmente en el control de la acné y el crecimiento excesivo de vello corporal. No obstante, es conocido que hay una amplia gama de píldoras anticonceptivas y que no todas funcionan igual en cada caso, incluso se pueden obtener efectos adversos, es decir, más acné y vello, por lo que siempre lo mejor es dejar la elección de la mejor píldora, si al final se va a recetar, en manos del médico y sus observaciones.

Los antiandrógenos son otros medicamentos empleados en el tratamiento a los ovarios poliquísticos. Como su nombre indica, son destinados a la compensación del exceso de andrógenos en el cuerpo y además para aliviar los problemas de piel e hirsutismo en las chicas que los presentan.

Por su parte, la metformina es el otro medicamento más empleado y su función es reducir los niveles de insulina en sangre. Mayormente se destina a las personas diabéticas, pero en algunas pacientes con el síndrome que nos ocupa puede tributar al control de la ovulación y la concentración de andrógenos, por lo que puede ser una opción importante para regular el ciclo menstrual. Además, algunas adolescentes y mujeres de más edad que son tratadas con este medicamento pueden perder peso y estabilizar su tensión arterial.

Para casos de infertilidad, las opciones más empleadas son las gonadotropinas y un procedimiento quirúrgico llamado incisión ovárica laparoscópica, ambos de probada eficacia. Las gonadotropinas son unas hormonas secretadas por la hipófisis, que juegan un rol importante en la reproducción. Las mujeres con ovarios poliquísticos pueden recibir terapia hormonal con ellas, para incrementar sus opciones de quedar embarazadas, al suplir las deficiencias hormonales que este síndrome provoca en sus cuerpos.

Por su parte, la incisión ovárica laparoscópica, un procedimiento de cirugía menor que se realiza bajo anestesia general, se enfoca en tratar los ovarios con calor o láser para eliminar el tejido causante del exceso de andrógenos y equilibrar las hormonas en el ovario, para que recuperen sus funciones reproductivas normales.

Compártelo en tu red social: