Tratamientos de la uretritis

Tratamientos de la uretritis

Dificultad para orinar y escozor son los principales síntomas que siente una persona que padece Uretritis. Esta patología no suele transmitirse sexualmente y encuentra su equivalente en las mujeres en lo conocido como cervicitis, es decir  inflamación y secreción de la mucosa del cérvix uterino

¿Cuáles son los síntomas de la uretritis? ¿Cuáles son sus causas? ¿Tiene cura? A estas preguntas encontrarás respuesta en el presente artículo, porque precisamente sobre la uretritis hablaremos en él.

Si bien es una enfermedad que puede afectar a todos, los grupos poblacionales de mayor riesgo son los que agrupan a las mujeres y hombres con edades comprendidas entre 20 y 35 años de edad.

Son más propensos dentro del anterior rango aquellas personas que han sufrido alguna Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS) y mantiene relaciones sexuales con múltiples parejas con las cuales practican el coito anal sin preservativo. Recuerda que la Escherichia coli está presente en las heces fecales.

¿Qué es la uretritis?

La Uretritis constituye una infección urinaria que afecta a la uretra, es decir, el conducto que transporta  la orina de la vejiga hacia el exterior. Este padecimiento se caracteriza por una secreción uretral mucopurulenta,  purulenta, o disuria (también puede ser una patología asintomática).

Causas de la uretritis

La uretritis no es propiamente una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS); sin embargo, se encuentra asociada a bacterias que provocan ese tipo de padecimiento como la Clamidia trachomatis, la Neisseria gonorrhoeae y el virus que provoca el herpes simple, así como el citomegalovirus. Estas bacterias ocasionan inflamación e irritación del conducto uretral.

Debido a la facilidad con que la gonorrea se detecta al realizarse la tinción de Gram, en la cual se puede determinar la presencia de la uretritis, este último padecimiento se califica como uretritis gonocócica (UG) y uretritis no gonocócica (UNG).

De tal forma, se considera que el 25% de las personas enfermas poseen Neisseria gonorrhoeae, siendo Estados Unidos y Europa las regiones con más tendencia a esta combinación. Por su parte, en los países subdesarrollados la unión de la Uretritis con las ETS es superior.

Por su parte, entre el 15 y el 30% de las personas con uretritis la padecen asociada con la Chlamydia trachomatis. Se considera que esta bacteria es la causa más frecuente de uretritis no gonocócica en el mundo occidental.

También existen otros gérmenes que causan la uretritis, entre ellos se encuentran, la Trichomonas vaginalis, Herpes simplex, hongos, adenovirus, enterobacterias (relacionadas con el sexo anal), Haemophilus, y gérmenes de la flora orofaríngea (asociada al sexo oral).

También es posible padecer Uretritis por causas no infecciosas. Algunas de ellas son alérgicas, autoinmunes y traumáticas.

Uretritis

Síntomas de la uretritis

Los síntomas de la Uretritis comienzan a manifestarse entre dos y cinco días después que la persona es infestada. No obstante, se sabe que cuando la enfermedad no es atendida a tiempo los síntomas comienzan a exacerbarse a partir de las dos semanas de la infección.

Los síntomas de esta enfermedad varían según el sexo de la persona que la padece. De tal forma, en las mujeres se manifiesta con fiebre, escalofríos, micción frecuente y dolorosa, dolor pélvico, dolor durante el coito y flujo vaginal abundante.

En los hombres también se sufre de fiebre. Asimismo, se expulsa sangre en la orina y se siente dolor mientras esto ocurre, igualmente las relaciones sexuales son dolorosas y la eyaculación también; se advierte una secreción por el pene.

Tratamiento de la uretritis

Para que una persona reciba el tratamiento adecuado para enfrentar la uretritis primero debe ser examinado físicamente por un médico. Este debe explorar el abdomen, la vejiga, pene y el escroto de los hombres, así como examinar la vagina de la mujer y su abdomen. También se debe analizar la sangre del paciente, y en caso de ser necesario tomar una ecografía pélvica, en el caso de las mujeres.

Como la uretritis se produce, generalmente, por el contagio con una bacteria el tratamiento se realiza a partir de antibióticos y antinflamatorios no esteroideos. En el caso de que no sea provocada por bacterias sino por un virus se ingerirán antivirales.

El tratamiento debe realizarse en pareja para que no exista riesgo de contraerla nuevamente. También se debe practicar la abstinencia sexual en ese tiempo o empelar preservativo en cada relación sexual ya sea oral, vaginal o anal.

Muchas son las consecuencias para el organismo cuando la uretritis no es tratada a tiempo. Entre ellas figura la extensión de la enfermedad fuera del sistema urinario, la formación de cicatrices en la uretra, cervicitis y/o una enfermedad pélvica inflamatoria. En el caso de la mujer, además, puede conllevar a la infertilidad tras verse afectado su endometrio, las trompas de Falopio, así como los ovarios.

Generalmente la uretritis no se pasa a la sangre. Solo se ha reportado que esto ocurre en menos de un por ciento, en caso de que esto ocurra, la persona puede sentir fríos y padecer de artritis en las rodillas, las muñecas y las manos. También puede sufrir lesiones cutáneas en las manos y en los pies.

¿Cómo prevenir la uretritis?

Como se ha explicado anteriormente, la Uretritis no es una ETS propiamente pero se produce por bacterias propias de las enfermedades de transmisión sexual. Por tal motivo, la mejor manera para evitar este padecimiento es emplear preservativo en cada una de las relaciones sexuales que se tengan e intentar no tener contacto sexual con más de una persona.

Compártelo en tu red social: