Tratamientos para la acidosis

Acidosis

La acidosis es un padecimiento que aqueja a una buena parte de la población mundial. Los especialistas la definen como un trastorno hidroelectrolítico relacionado con bajos niveles del pH sanguíneo, lo que resulta en un aumento de ácidos en el organismo. Para conocer más acerca de esta enfermedad, es el siguiente artículo.

¿Qué es la acidosis?

La acidosis es un padecimiento caracterizado por el aumento de los ácidos en los fluidos del cuerpo. Es definido por los especialistas como un trastorno hidroelectrolítico expresado en bajos niveles del pH sanguíneo.

Los riñones y los pulmones son los encargados de mantener el equilibrio entre los ácidos y las bases del cuerpo (pH). La acidosis aparece cuando se acumulan los ácidos o cuando disminuye considerablemente la concentración del bicarbonato, que es una base.

Tipos de acidosis

Existen dos tipos de acidosis: la acidosis metabólica y la acidosis respiratoria. La acidosis metabólica no es más que aquella que tiene lugar cuando en el organismo se produce demasiado ácido o cuando los riñones son incapaces de eliminar el ácido del cuerpo.

De la acidosis metabólica se desgajan otras variantes como: la acidosis diabética, que se caracteriza por una acumulación de cuerpos ácidos durante una diabetes sin control; la acidosis hiperclorémica caracterizada por la pérdida excesiva del bicarbonato de sodio presente en el organismo; la acidosis láctica, caracterizada por una acumulación de ácido láctico en el cuerpo.    

Por su parte, la acidosis respiratoria aparece cuando es demasiada la concentración de dióxido de carbono en el organismo. Este tipo de acidosis también es conocida como acidosis hipercápnica y/o acidosis por dióxido de carbono.

Causas de la acidosis

Las causas de esta enfermedad varían según el tipo de acidosis de que se trate. Por ejemplo, la acidosis respiratoria se debe a la incapacidad del organismo de eliminar el dióxido de carbono suficiente mediante la respiración. Sus causas pueden ser diversas, como: lesiones y/o deformaciones en el tórax, debilidad de los músculos torácicos, enfermedades pulmonares, y el uso abusivo de sedantes u otros sicofármacos.

Tratamientos para la acidosis

Por su parte, la acidosis metabólica es producto de un exceso anormal de ácido en el organismo y/o de un mal funcionamiento de los riñones. Como existen distintas variantes de este tipo de acidosis, pueden identificarse distintas razones para su aparición.

Por ejemplo, la acidosis diabética es causada por la acumulación de ácidos cetónicos durante una diabetes mal controlada; la hiperclorémica resulta de la pérdida en demasía de bicarbonato de sodio en el organismo; la acidosis láctica, causada por la concentración de ácido láctico que puede derivarse de la ingesta excesiva de alcohol, la actividad física desmedida, los bajos niveles de azúcar en la sangre, insuficiencia hepática, falta de oxígeno, convulsiones, entre otras.

Además, la acidosis metabólica, de manera general, puede ser producto de una enfermedad renal, de una intoxicación con ácido acetilsalicílico o con metanol, y la deshidratación intensa.

Síntomas de la acidosis

Por lo general, los indicios que evidencian la presencia de una acidosis varían según la persona y el tipo de acidosis padecido. En el caso de la acidosis metabólica, el síntoma principal es un aceleramiento de la respiración, aunque existen casos en los que se manifiesta cierta confusión o aturdimiento. En sus casos más graves, este tipo de acidosis puede provocar la muerte.

Por su parte, la acidosis respiratoria se presenta menos agresiva. En los casos de este tipo de acidosis, suelen verse síntomas como somnolencia, problemas respiratorios, estado de confusión y fatigas.

Tratamiento de la acidosis

Cada caso de acidosis lleva su tratamiento específico, basado, sobre todo en la causa que lo origina. No obstante, de manera general,  se suele administrar el bicarbonato de sodio para ayudar a disminuir la acidez en la sangre.

Prevención de la acidosis

Para prevenir la aparición de la acidosis, es necesario seguir una dieta equilibrada y hábitos de vida saludables, pues la alimentación tiene un papel importante en la aparición de este padecimiento en las personas. Siempre recuerda que un cuerpo sano, es poco probable que aparezcan las enfermedades.

Asegúrate de llevar una dieta balanceada y de beber una abundante cantidad de agua cada día. La mayoría de los especialistas refiere que lo ideal sería tomar 2 litros de líquido diarios, ya sea agua o alguna infusión como el té. Asimismo, también se recomienda la reducción del consumo de bebidas alcohólicas y de otras sustancias como la nicotina.  Y para complementar este estilo de vida, inclúyele la práctica de algún ejercicio físico. Verás como el cuerpo te lo agradecerá.

Como la mayoría de las enfermedades conocidas por el hombre, la acidosis puede prevenirse siempre que se vigile celosamente la presencia de potenciales causantes de acidosis. Estos elementos causantes del padecimiento en cuestión pueden ser anomalías en el funcionamiento de los pulmones, como la fibrosis pulmonar o el asma bronquial. 

Compártelo en tu red social: