Tratamientos para la infección de orina

Infección de orina

Dentro de las distintas afecciones que afectan a los seres humanos en su vida diaria, la infección de la orina es uno de los más frecuentes. Una buena parte de la población mundial ha sufrido este padecimiento al menos una vez en la vida. Puede tener distintas expresiones y puede ser provocada por diversas causas, principalmente por la presencia de distintas bacterias en las vías urinarias.

El organismo de los seres humanos tiende a ser muy sensible en algunos momentos. Cualquier agente externo o extraño puede resultar en una infección o enfermedad de gravedad media o notable. Precisamente hoy en nuestro portal hablaremos de una enfermedad causada principalmente por bacterias que afectan las vías urinarias: la infección de la orina

¿Qué es la infección de la orina?

La infección de la orina es una enfermedad causada por agentes patógenos, como las bacterias, que se alojan en alguno de los puntos del tracto urinario. Estos distintos puntos pueden ser: la vejiga, donde la infección también se conoce como cistitis; la uretra, donde la infección se denomina uretritis; los riñones, donde la infección se conoce como pielonefritis; y los uréteres.

Tipos de infección de la orina

Existen distintos tipos de infección urinaria, algunas más graves que otras. Por ejemplo, tenemos la bacteriuria, que consiste en la aparición de bacterias cuando se realiza algún examen de orina; las infecciones urinarias no complicadas, que son aquellas que no presentan patologías, como la cistitis; las infecciones del tracto urinario inferior, que puede aparecer en distintos lugares como la vejiga, la uretra o la próstata en los hombres.

Por otro lado, tenemos aquellas infecciones de la orina de mayor implicación, como   las infecciones del tracto urinario superior, consistentes en afecciones más graves dentro de las que se encuentra la pielonefritis aguda; las infecciones urinarias complicadas, que son aquellas que presentan otras patologías como cambios metabólicos, la aparición de patógenos inusuales o inmunodepresión; las infecciones urinarias recurrentes, que son aquellas que aparecen una y otra vez ya sea por causa del mismo microorganismo u otro diferente; y la infección urinaria crónica que es aquellas que no desaparece a pesar de los tratamientos médicos.

Síntomas de la infección de la orina

Síntomas de la infección de la orina

Por lo general, las infecciones urinarias tienden a aparecer en distintas partes del cuerpo, por lo tanto, los síntomas varían según la zona afectada. Los indicios de su presencia que resultan más comunes para las personas afectadas son:

• Molestias en la uretra al orinar, ya sea picor o ardor.

• Deseos urgentes y recurrentes de orinar.

• Dolores al orinar y/o durante las relaciones sexuales.

• Textura y color anormales en la orina.

• Presencia de sangrados en la orina.

• Mareos, náuseas y vómitos.

En el caso de las mujeres, enrojecimiento de los genitales, picor vaginal y molestias bajo vientre.

En algunos casos, como muestra de que la infección afecta a los riñones, pueden aparecer fiebre y escalofríos, así como dolores en los costados y/o la espalda.

En algunos hombres puede provocar la dilatación del recto.

En los niños, los indicios de que existe una infección urinaria pueden confundirse con otros padecimientos. Además de presentar alguno de los síntomas generales, exclusivamente, los más pequeños de la casa también pueden evidenciar algunos de los siguientes:

• Irritabilidad y mal humor.

• Inapetencia.

• Fiebres inexplicables y recurrentes.

• Incontinencia urinaria.

Causas de la infección de la orina

En su gran mayoría, las infecciones urinarias se deben a la presencia de bacterias en las distintas partes de las vías urinarias. Por lo general, la infección tiende a desarrollarse en la vejiga, pero, en ocasiones, pasa a afectar a los riñones. 

Aunque en la mayoría de los casos las bacterias salen del cuerpo luego de tratamiento médico, puede que algunas de estas afecciones potenciern el riesgo de contraer una IVU.

Por las características y posición de la uretra, las mujeres suelen padecer estas infecciones con mayor frecuencia que los hombres. Pueden contraerlas luego de la actividad sexual o al utilizar dispositivos para controlar la natalidad. En la etapa de la menopausia también aumenta las probabilidades de infección en las mujeres.

Otros factores que inciden en la aparición de una infección de las vías urinarias son:

• Problemas para vaciar la vejiga completamente.

• Envejecimiento y enfermedades neurodegenerativas.

• Presencia de sondas vesicales.

• Irregularidades que obstaculicen el flujo de la orina.

• Padecimiento de diabetes.

• Presencia de cálculos renales.

• Padecimiento de incontinencia intestinal.

• Largos períodos de inmovilización o poca actividad motora.

• Embarazos.

• Cirugías o intervenciones en las vías urinarias.

Tratamientos para la infección de orina

Tratamiento de la infección de la orina

El tratamiento por excelencia para combatir las infecciones del aparato urinario es aquel basado principalmente en antibióticos, sobre todo cuando se trata de una infección causada por bacterias. Cuando el padecimiento se trata de un virus, se recurre a los medicamentos antivirales.

Antes de administrar un tipo de medicamento u otro, lo ideal es que se visite un especialista, quien diagnosticará el más adecuado según las características de cada padecimiento y a lo arrojado en los análisis correspondientes.  

Dentro de los fármacos utilizados figuran la amoxicilina, la ampicilina, la ofloxacina, la ciprofloxacina, la tetraciclina, la atropina, el sulfametoxasol, etc.

Además de los medicamentos, el tratamiento de una infección urinaria también debe incluir otros aspectos. Por ejemplo, los especialistas sugieren beber abundante líquido, sobre todo agua, para ayudar a descongestionar las vías urinarias y dejarlas libres de bacterias; abandonar el hábito de fumar, el consumo de café, la ingesta de bebidas alcohólicas y el consumo de comidas muy cargadas en especias. 

Cuando la infección es provocada por una obstrucción urinaria física, como aquellas provocadas por una piedra, el tratamiento requerido suele ser una cirugía que acabe con la obstrucción y permita el normal funcionamiento de las vías urinarias.   

Prevención de la infección de la orina

Como en casi todos los padecimientos del ser humano, el estilo de vida es fundamental para garantizar un cuerpo saludable en todos los sentidos. Una buena alimentación puede incidir en buena medida en la prevención de las infecciones urinarias. Asimismo, es recomendado el consumo de abundante líquido, sobre todo de agua.

Como las mujeres suelen ser las más afectadas por estas infecciones, existen algunas recomendaciones exclusivas para ellas que las ayuden a prevenir este padecimiento. Dentro de estas sugerencias se encuentran:

El cambio de bañador luego de cada baño.

Evitar exponer las zonas genitales al frío.

Orinar después del acto sexual.

Evitar procedimientos como la ducha vaginal.

En las mujeres menopáusicas, la aplicación de crema de estrógenos en la zona.

Para prevenir las infecciones de la orina en bebés y niños, hay que asegurarse de proveerles e inculcarles hábitos de higiene adecuados, sobre todo luego de orinar o defecar.

Compártelo en tu red social: