Tratamientos para la sinusitis

Sinusitis

Un simple virus o alergia puede afectar nuestro sistema respiratorio, inflamando las fosas nasales y obstruyendo el paso a las secreciones de la mucosa. Lo anterior se conoce como sinusitis, y existen numerosos tratamientos y soluciones naturales que deberías conocer.

¿Qué es la sinusitis?

Nuestras fosas nasales (nariz) se encuentran comunicadas con ocho cavidades aéreas presentes en los huesos frontales del cráneo, que participan en las funciones respiratorias, fonéticas y olfatorias. Cuando estas cavidades o senos paranasales sufren el ataque infeccioso de bacterias u hongos, podemos decir que estamos ante una sinusitis. Generalmente, este tipo de infecciones debe su origen a una reacción alérgica.

Como producto de lo anterior, la mucosa que rodea los senos paranasales se inflama y dificulta el correcto drenaje del líquido paranasal, lo que su vez incrementa la presión interna de estas cavidades y ocasiona dolor en las mejillas y cerca de los ojos. Generalmente, la sinusitis no suele durar más de una semana, aunque podrá extenderse por semanas e incluso meses, en cuyo caso se denomina sinusitis crónica, como veremos más adelante en este artículo.

Causas de la sinusitis

De manera general, podemos identificar tres causas o factores de riesgo asociados a la aparición de la sinusitis. El primero de ellos, es la inflamación de la mucosa nasal, ya sea por alergia o por un pólipo nasal, que puede conducir a la obstrucción de las oberturas en los senos paranasales.

A su vez, los cilios, estructuras celulares que participan en el drenaje de las secreciones nasales, pueden afectar sus movimientos ante ciertas enfermedades como la discinesia ciliar primaria o Síndrome de Kartagener, o causas externas como el tabaquismo, las alergias, exposición a productos químicos o suplementación de algunos medicamentos. Cuando esto ocurre, las secreciones de la mucosa se estancan e infectan las cavidades nasales.

Finalmente, y producto de algunas enfermedades como la fibrosis quística, las secreciones nasales pueden adoptar una nueva constitución, volverse más espesas y por lo tanto dificultar su evacuación hacia el exterior del organismo.

Cuando uno de estos tres factores toma lugar, generalmente puede explicarse a través de un virus contraído o una alergia, cambios de altitud, tabaquismo, sistema inmunitario deficiente o alergia al polen y demás sustancias.

Síntomas de la sinusitis

Síntomas de la sinusitis

Para su estudio y análisis, la sinusitis ha sido clasificada por los especialistas en tres tipos fundamentales:

Sinusitis bacteriana aguda: Cuando una sinusitis toma más de una semana, nos encontramos ante una sinusitis bacteriana aguda. Además de congestión nasal, el paciente podrá experimentar dolor y compresión sinusal. En cuanto al dolor, este se manifiesta generalmente en la zona de los pómulos y el maxilar superior, llegando incluso a afectar la dentadura, además de los ojos y la frente.

Sinusitis bacteriana crónica: La duración de los síntomas puede extenderse hasta los tres meses, donde las congestiones nasales adoptan una coloración verdosa con una constitución espesa, dando lugar a fuertes congestiones nasales, sobre todo en el horario de la mañana.

Sinusitis fúngica: Cuando se trata de una sinusitis no invasora, los pacientes podrán notar una secreción mucosa extremadamente espesa. En el caso de la sinusitis fúngica invasora, esta actúa sobre los organismos inmunodeprimidos con gran avance, mientras que en los pacientes inmunocompetentes, se desarrollará de manera más lenta.

Adicionalmente, entre estos tipos de sinusitis podemos encontrar otros síntomas como mal aliento, pérdida del olfato, fiebre, dolores en el rostro, congestión nasal, dolores de cabeza y de garganta, fatiga y tos.

Tratamiento de la sinusitis

El tratamiento adecuado dependerá del tipo de sinusitis, siendo lo más común el utilizar antibióticos de primera línea como la amoxicilina para tratar la sinusitis bacteriana aguda, y en caso de sinusitis fúngica, recurrir a medicamentos antifúngicos e intervención quirúrgica.

No obstante, existen una serie de medidas que podemos adoptar por nuestra cuenta como el uso de humidificadores, la ingesta de agua abundante para volver más líquidas las secreciones nasales o inhalar vapor de agua varias veces al día. Si el dolor es intenso, podemos tomar paracetamol o ibuprofeno, así como evitar efectuar vuelos o exponerse a las temperaturas elevadas.

En otros casos, será necesario aplicar inyecciones antialérgicas o aerosoles nasales que favorecerán la desaparición de la inflamación. En el caso de la cirugía, consiste en realizar un corte sobre el seno nasal para facilitar el drenaje del líquido acumulado.

Tratamientos para la sinusitis

¿Cómo prevenir la sinusitis?

Si no padeces de sinusitis pero deseas evitarla, lo mejor que puedes hacer es alimentarte de manera sana, con verduras y frutas que sean ricas en antioxidantes y vitaminas, lo que además te permitirá contribuir a mejorar tu sistema inmunológico. Así mismo, debes llevar el control de tus vacunaciones, y evitar a toda costa las situaciones estresantes. No te expongas a las emisiones contaminantes e ingiere abundante agua a diario.

Volviendo a los alimentos, debemos añadir que el consumo de vitamina C y bioflavonoides es un recurso ideal para mantenerte alejado de la sinusitis, del mismo modo en que deberás velar por incrementar el consumo de betacaroteno, presente en la calabaza y las zanahorias, y optar por comidas picantes como la cebolla, el rábano y el ajo, ya que pueden favorecer el descongestionamiento nasal y evitar la presencia de microbios.

Remedios Caseros para combatir la sinusitis

Por supuesto que no podía faltar nuestra sección de remedios caseros, fáciles y efectivos para hacerle frente a la sinusitis.

Agua: Bebe abundante agua durante todo el día, como mínimo ocho vasos de agua.

Suero salino: Aunque también te servirá el agua con sal. Vierte unas gotas de la solución en tu nariz, y ejecuta la operación tantas veces al día como puedas.

Eucalipto: Esta planta es un expectorante natural, al que podrás sacarle el mejor provecho si hierves sus hojas en agua y luego respirar su vapor. Cúbrete con una toalla para mayores resultados.

Eufrasia: Con una o dos cucharaditas de esta planta que añadas al agua hirviendo, podrás beberla varias veces al día y curar la sinusitis rápidamente.

Menta: Otro de los remedios herbolarios ideales para la sinusitis. La menta es un poderoso descongestionante, así que utilízala a modo de compresas sobre las fosas nasales (previamente deberás haberla hervido en agua). Los resultados no se harán esperar.

Romero y cebolla: Una combinación perfecta para reducir la inflamación nasal. Simplemente pon a hervir medio litro de agua, y añádele una cebolla troceada con una cucharadita de romero. Deja reposar hasta que puedas acercarte y aspirar el vapor.

Compártelo en tu red social: