El complicado reto de la asistencia sanitaria en las residencias de ancianos

El complicado reto de la asistencia sanitaria en las residencias de ancianos

La asistencia sanitaria en las residencias de ancianos supone un complicado reto para muchos profesionales. Estos expertos explican que en muchos casos tienen que tomar decisiones urgentes sin disponer del apoyo de compañeros profesionales. A continuación analizamos el complicado resto que supone la asistencia sanitaria en las residencias de ancianos según los expertos.

El reto de la asistencia sanitaria en las residencias

En la actualidad, el perfil de los ancianos que se suelen encontrar en las residencias corresponde a mayores de edad avanzada con enfermedades crónicas y diferentes comorbilidades. De esta manera, las residencias han tenido que incorporar médicos y asistentes sanitarios a su plantilla para poder hacer frente a esta nueva realidad. Pero el problema, según los expertos, radica en que el Sistema Nacional de Salud no termina de ser ágil y se requiere de mucho esfuerzo para poder adaptarse a estos cambios.

El verdadero reto se encuentra en que las actuales residencias de ancianos deben convertirse en centros sociosanitarios, similares a hospitales, pero dirigidos a personas de edad avanzada. De esta forma, los expertos coinciden en que estas nuevas residencias deben empezar a ser consideradas como un nivel de asistencia más, ubicado entre la Atención Primaria y la Hospitalaria, porque sólo de esta forma será posible atender todos los requerimientos de una población cada vez más envejecida y más enferma, que necita de continuos cuidados de Enfermería y médicos.

Si el primer motivo por el que se ingresa a un anciano en una residencia es la dependencia, resulta fundamental contar con profesionales formados y con experiencia para poder responder a todas sus necesidades. Desde diferentes residencias de mayores en Salamanca nos han recordado también la importancia de que estos profesionales estén formados en geriatría, así como especialmente preparados para poder tomar decisiones de urgencia en caso de que no puedan encontrarse acompañados por otros profesionales en todo momento.

Es importante también valorar la importancia de contar con médicos especialistas en las residencias. Los profesionales que trabajen en estos centros y formen parte de sus equipos sanitarios deben estar especializados en este nuevo perfil de usuarios que hemos comentado, contando también con formación en geriatría para poder tratar a los ancianos dependientes y delicados.

Del mismo modo, los profesionales que vayan a ofrecer asistencia sanitaria en las residencias de ancianos deben aprender a trabajar en equipo, así como saber desempeñar su trabajo, no únicamente en el ámbito sanitario, sino también a nivel social y familiar, con lo que los profesionales de la enfermería también son clave para ofrecer una asistencia sanitaria de calidad en las residencias de ancianos.

Otro de los principales retos de la asistencia sanitaria en las residencias de ancianos tiene que ver con la gestión farmacéutica y con el modelo de acceso a los productos sanitarios y a los medicamentos. En algunas comunidades autónomas, los profesionales de la asistencia sanitaria de algunas residencias de ancianos públicas pueden prescribir directamente, mientras otros profesionales deben acudir al médico de salud para conseguir estas recetas. De esta manera, se torna fundamental unificar estos criterios y facilitarlos para que los profesionales de las residencias puedan acudir a estos medicamentos de forma segura y eficiente para sus pacientes, evitando retrasos en la prescripción de medicamentos, y atendiendo de esta forma a los enfermos y ancianos dependientes de forma mucho más rápida, para poder ayudarles cuanto antes y mejorar su calidad de vida.

De esta forma, el reto de la asistencia sanitaria en las residencias de ancianos pasa por promover una estrategia de Atención Integral Sociosanitaria. Resulta fundamental, según los expertos, el lograr establecer un marco general y básico para la atención integral sociosanitaria, teniendo en cuenta todos los cambios demográficos y la actual realidad, así como previniendo e futuro.

Los expertos destacan también la importancia de cambiar la organización actual de los servicios hacia un modelo asistencial en el que se ponga en el centro del sistema a las personas. De esta manera, se garantizará la mejora de la autonomía, del estado de salud y de la funcionalidad física, psíquica, social y emocional de los usuarios.

Es fundamental garantizar una continuidad en este tipo de asistencia que permita atender a los ancianos en las residencias de forma totalmente profesional e integral, evitándoles de esta forma cualquier tipo de desplazamientos o riegos innecesarios. Este nuevo tipo de asistencia sanitaria en las residencias de ancianos implicaría todos los niveles de la especialidad, empezando por la Atención Hospitalaria hasta llegar a las fases o enfermedades agudas y teniendo en cuenta también la atención domiciliaria y la atención en residencias, para conseguir una continuidad médica que permita a los ancianos disfrutar mucho más de su vida en eta etapa de forma totalmente segura y eficiente.

Asimismo, este modelo integrado de atención sociosanitaria debería regular también todos los centros sanitarios de forma integral, para que todos aquellos que cuenten con un gran número de plazas puedan disponer de servicios farmacéuticos responsables que se encarguen de gestionar los productos sanitarios y los medicamentos. De esta manera sería posible ofrecer un mejor servicio, y además esto se traduciría también en un gran ahorro a nivel económico. De esta forma dejaría de haber un prescriptor real de medicamentos y otro administrativo, para integrar de forma mucho más eficiente la asistencia sanitaria para poder ofrecer un servicio mucho más rápido, eficiente y coherente a los ancianos.

Finalmente, otro de los puntos más importantes que deberían tenerse en cuenta a la hora de abordar el complicado reto que supone la asistencia sanitaria en las residencias de ancianos es la importancia de conseguir incorporar y vincular la historia clínica de todos los pacientes y centros socio sanitarios de forma conjunta para lograr un modelo integrado real que permita ofrecer la mejor atención posible a todos los ancianos en cualquier centro o residencia de ancianos de todas las partes de España.

Compártelo en tu red social: