Cómo evitar lesiones deportivas con un buen calentamiento

Lesiones deportivas

Con total seguridad, cuando fuiste al colegio o al instituto, en las clases de educación física se te habló de la importancia de un buen calentamiento, puesto que era la manera ideal de conseguir que el cuerpo entrase en calor, evitando con estos ejercicios las posibles lesiones al no estar la musculatura preparada para la actividad física que se iba a realizar.

A pesar de que durante los años que asistimos a estas clases, son pocos los que, cuando van a realizar un deporte, ya bien sea salir a correr, hacer pesas o jugar un partido de fútbol o baloncesto con los amigos, se ponen a entrenar cinco minutos antes, metiéndose de lleno en la actividad. Esto es contraproducente, ya que se ha comprobado que no se dan los mismos resultados y que además, existe una alta probabilidad de lesionarte, consiguiendo apartarte del terreno de juego o del asfalto durante una buena temporada.

¿Por qué es importante un buen calentamiento en el deporte?

La actividad deportiva como tal, debe de contar con tres partes bien diferenciadas, siendo la primera de ellas el calentamiento, para luego entrar en el ejercicio y finalmente en la vuelta a la calma. Todas estas partes son esenciales en el entrenamiento y deben de realizarse correctamente, puesto que de lo contrario, nos podríamos encontrar con una lesión que nos deje KO un par de días o en el peor de los casos, de por vida.

En el caso del calentamiento, que es lo que nos importa en esta ocasión, tienes que comprender que el músculo antes de ponerse a moverse está frío, relajado y no cumple con las características necesarias para dar el mejor rendimiento. Para esto, hay que calentarlo y esto se hace por medio de los calentamientos en los que la musculatura se pondrá en marcha lentamente, como también deberemos de estirar los tendones, mover las articulaciones y por supuesto, poner el corazón en marcha, ya que no es recomendable ponerte a hacer sesiones muy intensas sin haber calentado antes, ya que el corazón pasa de estar en reposo con pocas pulsaciones a contar con más del doble de lo convencional, algo que a la larga puede producir ciertos problemas cardiovasculares.

Consejos para evitar lesiones deportivas

Las recomendaciones de los especialistas y entrenadores profesionales de FiveStars sobre el calentamiento es que sea de una duración que no vaya a ser menor de los 5 minutos, pero que tampoco se convierta en la parte central del entrenamiento, por lo que según el tiempo que estarás entrenando y también el propio nivel de dificultad o intensidad. No es lo mismo, por lo tanto, si eres una persona amateur que se pone a entrenar en un gimnasio durante una hora, que una persona que se dedica a la musculación y que suele coger mucho más peso en las máquinas o mancuernas que tú.

En los calentamientos tiene que haber diferentes ejercicios obligatorios, estando los estiramientos dentro de ellos. Aunque en muchas ocasiones se ha considerado que los estiramientos deben de realizarse solo al final de las sesiones, es importante también hacerlos al principio, siempre y cuando estos no se realicen de manera rebote, es decir, impulsándote y soltado, ya que podrías romper los ligamentos o crear una microrrotura. Por lo que conviene hacerlo lentamente, sin forzar demasiado, pero de esta manera el músculo empezará a coger tono y también los tendones, preparándolos para la actividad.

El movimiento de las articulaciones es otro punto a tener en cuenta, ya que a veces si no las movemos pueden quedarse agarrotadas y esto ocasionaría que, en deportes por ejemplo como el tenis o incluso la subida de barras o mancuernas, la articulación no realice todo su movimiento, causando o crujidos o dolor intenso que puede afectar no solo a las articulaciones implicadas, sino también a los ligamentos.

Otra de las actividades es la de calentar el cuerpo y acelerar la frecuencia cardíaca. Esto se consigue con pequeños trotes o carreras cortas de entre 50-100 metros, sin dar todo lo máximo que se pueda dar. Esto lo que hace es que el corazón comience a bombear sangre a todos los músculos, esté más activo y por lo tanto, cuando se vaya a entrar en la fase de máxima potencia, pueda rendir como debe.

¿Qué no debemos hacer en un calentamiento?

Tal y como la propia palabra nos indica, estaremos calentando el cuerpo, es decir, poniéndolo a punto para comenzar con el ejercicio que vamos a realizar, por lo que no va a ser recomendable que la actividad del calentamiento sea mucho más fuerte y potente que la de la propia actividad, ya que no estaríamos logrando los objetivos de esta parte de la sesión y mucho menos haríamos que el cuerpo vaya adaptándose al ejercicio, todo lo contrario, al final lo que lograríamos es aumentar las probabilidades de tener una lesión.

Compártelo en tu red social: