Efectos de una mala iluminación sobre la salud

Efectos de una mala iluminación sobre la salud

La iluminación de calidad es fundamental tanto en el hogar como en el trabajo para poder disfrutar de una buena calidad de vida. La luz regula el cuerpo humano y si contamos con una mala iluminación nuestro organismo puede verse alterado. En este artículo te presentamos todos los efectos de una mala iluminación para la salud analizados por nuestros mejores expertos.

Problemas en los ojos

Sin duda contar con una buena iluminación en el hogar, en el lugar de trabajo o en el centro de estudios es fundamental para cuidar tu visión. Una mala iluminación puede provocar dolor en los ojos, inflamación en tus párpados y esto derivar después en una gran fatiga visual, en pesadez en los ojos, en el típico lagrimeo delante del ordenador, en enrojecimiento, irritación y finalmente en visión alterada. Si no le pones remedio incluso puedes llegar a perder visión por estar expuesto/a a una mala iluminación durante bastante tiempo. Sin duda la fatiga visual es ya unos de los efectos más conocidos de la mala iluminación que combinados con el trabajo frente a pantallas puede ser realmente negativo para tu salud ocular. Como nos explican los expertos de LamparaDirecta, esto suele suceder sobre todo con las luces más fuertes como las de las clásicas bombillas y tubos antiguos con tonos rojos y amarillos. En cambio las luces LED aportan una mejor eficiencia sin forzar la vista y sin causar ningún otro tipo de síntoma en las personas.

Fuertes dolores de cabeza

Por otro lado, una mala iluminación también puede provocar fuertes dolores de cabeza. Si tienes este problema deberías acudir al médico a que revise si la iluminación puede ser la causante de tu dolencia o te sucede algo más. Sin duda la mala iluminación puede provocar fuertes cefaleas, migrañas, dolores de cabeza y malestar general haciendo decaer tu estado de ánimo y convirtiéndote a un estado enfermizo casi crónico que sólo lograrías solucionar mejorando la iluminación en tu casa, en tu centro de estudios o en tu lugar de trabajo. Estos dolores de cabeza son mucho más comunes de lo que la gente cree y es por ello que si te suele molestar este dolor bastante a menudo deberías empezar a plantearte el mejorar la iluminación en los lugares en los que pasas más tiempo para que tu estado de salud pudiera mejorar también.

Alteración de los ritmos circadianos

Los seres humanos llevamos un reloj biológico dentro de nosotros programado para estar activos durante el día y descansar por las noches. Como no podemos pasarnos todo el día expuestos al sol porque tenemos que trabajar y seguir con nuestro día a día tal y como lo tenemos planteado en esta sociedad, si cuentas con una mala iluminación o con una iluminación insuficiente en tu lugar de trabajo u en tu hogar, tu cuerpo se desajusta, tus ritmos biológicos cambian y lo más normal es que todo funcione mal en tu organismo. En estos casos resulta fundamental buscar cuanto antes una solución para conseguir una mejor iluminación que te permita regular tu organismo y que todo tu cuerpo y tu mente vuelvan a funcionar como un reloj eficiente y natural.

Fatiga crónica

Asimismo, cada vez son más las personas que se notan agotadas, faltas de energía y cansadas. La mayoría de gente cree que esto se debe a su ritmo de vida agotador pero en la mayoría de casos se debe realmente a una iluminación inadecuada. Es fácil detectar si es la luz la que te está haciendo enfermar porque en este caso te despertarás con muchísimas energías, pero la irás perdiendo durante el día al exponerte durante tanto tiempo a una iluminación ineficiente. Además la mala iluminación provoca también estrés que puede aumentar todos estos síntomas. Si tu cansancio viene por falta de sueño verás como ya te levantas cansado/a. Pero si te levantas con fuerza y la iluminación te las quita deberías plantearte cuanto antes cambiar la iluminación. Una mala iluminación te hará estar decaído y con sensación de cansancio.

Dificultad para concentrarse

Por otro lado, una mala iluminación también puede traducirse en falta de concentración. Esto por supuesto a su vez supone un descenso de la productividad tanto en nuestro día a día en casa como a nivel laboral o a nivel de estudios si la iluminación deficiente se encuentra en la oficina o en el centro de estudios.

Efectos a nivel anímico

Además de la falta de concentración y de productividad, que la mayoría de veces la gente suele achacar a otros detonantes, cuando sería tan sencillo como cambiar la iluminación para lograr una mejor concentración y poder rendir más, la mala iluminación también tiene otras efectos a nivel anímico como que suele provocar una baja atención y también desánimo y muy pocas ganas para hacer las cosas o las tareas a las que hay que hacer frente en cada momento.

Compártelo en tu red social: