Las mejores técnicas psicológicas para dejar de fumar

Técnicas: Dejar de fumar

Los problemas para dejar de fumar comienzan sobre todo cuando la ansiedad y el estrés en la persona hacen que el simple hecho de no tener un cigarro en la mano pueda convertirse en una autentica pesadilla que puede provocar síntomas en el organismo como hiperventilación, ataques de pánico, taquicardias e incluso mal humor generalizado. Es quizás esta circunstancia la que hace que las personas fumadoras sientan que es imposible quitarles este mal hábito, incluso cuando saben que se trata de algo negativo para sus vidas. En esta guía queremos ofrecerte las mejores técnicas psicológicas para dejar de fumar y que de verdad funcionan.

¿Qué son las técnicas psicológicas para dejar de fumar?

Las técnicas psicológicas atacan de manera directa los síntomas que provocan que una persona no pueda dejar de fumar, siendo una de las más conocidas la ansiedad o el estrés que vive el fumador cuando no está realizando la acción de fumarse un cigarro o incluso tener uno entre las manos. El momento más duro para los fumadores es la abstinencia o también conocida de manera coloquial como el mono, que está encima de la persona para recordarle el tiempo que lleva sin fumar y que se sentiría mejor pudiendo fumar. Las técnicas psicológicas enfocadas a dejar este mal hábito buscan que el paciente pueda sentirse libre de este periodo de abstinencia y pueda vivir una vida tranquila sin necesidad de pensar en el tabaco.

Controlar los estímulos

Este es uno de los métodos psicológicos que puede funcionar, pero la fortaleza mental de la persona debe ser fuerte en todo momento. Consiste en eliminar o retirar todos los estímulos que pueda recordarle al tabaco o a las ganas de fumar, ya bien sea tirar todos los ceniceros de la casa, dejar de ir a una terraza puesto que se sabe que después de la cerveza o el café se va a fumar o eliminar aquellas acciones que han desembocado siempre en sacar un cigarro para fumártelo.

Hipnosis para dejar de fumar

Otra de las técnicas más utilizadas en la actualidad es la hipnosis, como nos comentan los expertos de InstitutoSomosValencia.es, la hipnoterapia puede ayudar a que nuestra mente relacione el fumar con un acto negativo, haciendo que el mero hecho de tener un cigarro en nuestras manos nos desagrade, por lo que la persona va a dejar de fumar y lo tendrá como un acto muy negativo para él. De igual modo, se pueden realizar terapias de hipnosis en las que se pueda conocer cuáles han sido los motivos para comenzar con esta actividad, ya que muchas personas comienzan con ciertos vicios causados por un problema que han tenido en su vida, ya bien sea la muerte de un familiar, un desengaño amoroso, entre otros.

Cambios de marca de cigarros

En este campo tenemos dos modalidades diferentes, por un lado, tenemos la posibilidad de cambiar de marca de cigarrillos por aquella que tenga una concentración de alquitrán y nicotina mínima, ya que son estos los elementos que causan esta adicción, consiguiendo que poco a poco el organismo vaya necesitando menos esta sustancia para sentirse bien. Por otro lado, también se puede conseguir por medio de un cambio de marca a unos cigarrillos que no gusten por su sabor, por lo que al final dejará de fumarlos porque su sabor no le es agradable.

Reducir cantidad de cigarros y el momento de fumar

Otra de las técnicas psicológicas que suelen realizarse para dejar de fumar es retrasar ese momento en el que el paciente va a tomar su cigarro para fumárselo, intentando que cada día el tiempo entre uno y otro sea más largo. De esta manera tolerará mucho mejor la ansiedad que le provoca no tener un cigarro en la mano, llegando al punto de que no lo echará en falta o solo fumará uno o dos al día, para que finalmente se convierta en ninguno con el paso de las semanas o meses. Es un método que, debemos mencionar, se debe realizar sin saltárselo ni un solo día, puesto que si se vuelve al reducir el tiempo entre cigarro y cigarro, al final dejará de funcionar la técnica y el problema es que puede convertirse en un efecto yo-yo muy problemático.

Compártelo en tu red social: