Las técnicas más avanzadas y seguras en trasplante de pelo

Trasplante de pelo

La tecnología de trasplante capilar está avanzando a pasos agigantados y lo que hace unas décadas nos parecía prácticamente imposible, en la actualidad se está mejorando tanto, que se está volviendo una técnica que cualquier persona puede permitírsela si quiere volver a disfrutar de cabello. Si quieres informarte al detalle de las técnicas más avanzadas y seguras en trasplante de pelo, en este artículo te la vamos a contar para que puedas elegir.

¿Qué técnicas en trasplante de pelo existen?

Lo primero de lo que queremos hablarte es de lo que supone un injerto capilar, para que cuando vayamos avanzando en el tema, puedas identificar cada una de las definiciones. Cuando hablamos de injerto capilar o trasplante de pelo, nos estamos refiriendo a una intervención en la que con la ayuda de técnicas profesionales se puede volver a repoblar una zona afectada por la calvicie o alopecia con pelo que ha sido donado de otra parte de la cabeza o en algunos casos, incluso del cuerpo.

Los injertos capilares suelen ser más usados a nivel mundial por el sector masculino, aunque también como nos comentan desde emrahcinik.com se dan en todo el mundo casos de mujeres que desean tener algo más de pelo, ya que ven que tienen zonas afectadas por la calvicie debido al estrés o incluso a su herencia genética.

Los trasplantes o intervenciones para injertar pelo en el paciente son indoloras, algo que muchos pacientes suelen preguntar cuando se acercan o ponen en contacto con una clínica especializada en trasplantes capilares. A la persona que se somete a estas técnicas se les seda para que no sufran ni una pizca de dolor, y cuando vuelven a sus casas, se pueden tomar antiinflamatorios entre otros fármacos que reducen el dolor si se producen molestias que hayan podido surgir más adelante.

Técnica FUSS para injertar pelo

La primera de las técnicas avanzadas que te queremos hablar es la denominada FUSS. Es de los métodos que más años se llevan realizando a día de hoy y es por eso una de las más seguras, aunque como podrás ver en la siguiente técnica existe otra algo más avanzada y revolucionaria que es por la que todos se están decantando ya que evita uno de sus problemas principales, como podrás conocer a continuación.

Para realizar la técnica FUSS se necesita que el paciente tenga una zona donante en la que se pueda extraer pelo de su cuero cabelludo. Por lo general, la zona que se busca es la que se encuentra en la nuca de la persona, ya que aquí no se suele sufrir la alopecia, más común en la parte superior y en las denominadas entradas de la cabeza. En la intervención el especialista va a retirar una tira del cuero cabelludo de unos 15 centímetros de largo del paciente, uniendo después con una sutura para que desaparezca la zona que ha sido extraída. La tira contará con miles de folículos sanos, los cuales, se irán trasplantando uno por uno en la zona que el paciente ha elegido, o que el profesional haya visto más necesario. Como hemos comentado al principio, el pequeño inconveniente que tiene esta modalidad es que queda una cicatriz en la parte trasera de la cabeza, la cual no suele ser muy amplia e incluso muchas personas lo que hacen es dejarse crecer el pelo de esta zona para que la cubra. La cicatrización suele durar alrededor de los 40 días, quedando todo en perfecto estado.

Técnica FUE de injerto capilar

La segunda técnica de trasplante capilar más famosa y aceptada que se está llevando a cabo en decenas de clínicas de injerto de pelo es la técnica FUE. Es una de las más avanzadas que existen y el grado de satisfacción de los pacientes es enorme, principalmente porque no van a tener la famosa cicatriz del anterior método.

La técnica FUE tiene muchas más ventajas que la anterior, por lo que nosotros la consideramos más segura, aparte de que da unos resultados increíbles. Para que sepas como funciona, decirte que la técnica consiste en tomar de la zona donante los folículos de pelo uno a uno, lentamente, pero consiguiendo de esta manera que no haya que cortar ninguna tira, algo que los pacientes agradecen. El trasplante es algo más lento, ya que hay que ir con paciencia, pero los resultados que se obtienen son mejores. Al no tener que coger una parte de la zona donante, sino que se utiliza toda, existe la posibilidad de sustraer más folículos, consiguiendo que, cuando se trasplanta a la zona afectada, el pelo se ve mucho más, habiendo miles de folículos sanos más que con la técnica FUSS.

La recuperación después de la operación es mucho más rápida, ya que no hay que tratar ni curar la cicatriz que ha dejado el trasplante, siendo un método en el que la persona a los pocos días hace su vida como si nada, sin necesidad de hacer curas ni mucho menos, pudiendo dejarse el pelo corto de la nuca si lo desea, ya que no tendrá que esconder ninguna cicatriz.

De igual modo, si tienes alguna duda al respecto de estas técnicas, nosotros lo que te vamos a aconsejar es que puedas ponerte en contacto con un especialista en trasplante de pelo, ya que los profesionales te van a dar todos los detalles exactos de cuál es la que mejor se adapta a tus características y también solucionará todas las dudas que puedan haberte surgido al leer este artículo.

Compártelo en tu red social: