Qué son las agujetas, cómo aliviarlas y evitarlas

Qué son las agujetas, cómo aliviarlas y evitarlas

Tras mucho tiempo sin hacer ejercicio o después de hacer algún esfuerzo intenso es bastante probable que estés experimentando agujetas. En este artículo te contamos qué son las agujetas y cómo se producen. Además, valoramos algunos consejos y recomendaciones interesantes de los expertos para aliviar y evitar las agujetas.

Qué son y cómo se producen las agujetas

Las agujetas son un tipo de dolor muscular de aparición tardía. Las agujetas se producen debido a micro-roturas que tienen lugar en los músculos después de someterlos a ejercicios fuera de lo habitual, bien sea porque no entrenemos normalmente o porque hayamos realizado un entrenamiento más intenso.

De esta manera, es normal sentir agujetas en algún momento tras un entrenamiento intenso, porque, siempre que hagamos un esfuerzo fuera de lo común para nosotros, nuestro cuerpo reaccionará con su aparición. Se trata de unas micro-lesiones que, además de provocar molestias musculares que pueden ser más o menos intensas, también pueden causar pérdida de movilidad de fuerza o articular, aunque no son preocupantes, porque desaparecen naturalmente tras dos o cinco días

Las agujetas, conocidas científicamente como DOMS, se creía en el pasado que se producían por la acumulación de ácido láctico en los músculos durante el ejercicio. Pero, si alguien te dice esto en la actualidad, debes tener claro que es falso, porque el lactato que se produce durante el esfuerzo físico se elimina completamente durante las dos o tres horas después del ejercicio, con lo que estos lactatos no pueden ser nunca los causantes de las agujetas, sino más bien, como explicábamos arriba, esas roturas de las fibras tras un ejercicio más intenso o de un grupo muscular que no acostumbramos a ejercitar normalmente.

Consejos para aliviar las agujetas

Si las agujetas ya han aparecido debemos valorar el tipo de dolor que sentimos. Si se trata de dolores leves, podemos volver a entrenar a baja intensidad, aumentándola poco a poco mientras las agujetas van desapareciendo. De esta forma las venceremos y tonificaremos nuestros músculos para que no vuelvan a aparecer agujetas a intensidades más bajas de ejercicio.

Por contra, como nos han explicado los profesionales del deporte de FiveStarsFitness, si el dolor que sentimos es fuerte, o incluso llega a suponer una limitación para nuestra movilidad, lo mejor que podemos hacer es descansar un par de días dejando reposar nuestra musculatura para que pueda recuperarse. Lo mejor es hacer descansos activos, lo cuál quiere decir hacer estiramientos y ejercicios estáticos para mejorar la circulación de nuestro cuerpo y la movilidad articular. También recomendamos una buena hidratación y comer alimentos ricos en magnesio que nos ayudarán a mejorar nuestra reestructuración muscular.

Del mismo modo, los baños o duchas calientes combinados con finales fríos y las cremas y aceites con árnica también serán interesantes para relajarnos. Otras alternativas interesantes pasan por incluir períodos de recuperación activa con ejercicios diferentes a baja intensidad, acudir a un profesional a que nos dé un masaje deportivo con cremas especiales, sumergir en hielo las zonas afectadas o practicar ejercicios como el yoga, que nos ayudarán a recuperar el equilibrio en nuestros músculos y articulaciones. Los antiinflamatorios no esteroideos también pueden ser una alternativa, pero siempre deben estar prescritos por un especialista.

Recomendaciones para evitar las agujetas

Por otro lado, si queremos evitar las agujetas y su aparición, será importante mantenernos bien hidratados durante toda la actividad física, y también empezar a entrenar poco a poco y adaptando nuestros entrenamientos al esfuerzo que realmente podemos mantener para prevenir lesiones, con un entrenamiento progresivo y eficiente en el que aumentemos poco a poco la sobrecarga, iremos mejorando poco a poco, y aunque es probable que sintamos agujetas leves algunos días, porque esto significará que estaremos progresando, podremos seguir entrenando de manera eficiente cada día y mejorar nuestra forma física sin riesgos de lesiones, y sin padecer agujetas graves o muy fuertes con pérdida de movilidad que nos obliguen a tener que parar de entrenar durante varios días.

De la misma forma, para prevenir y minimizar la aparición de las agujetas, también será interesante realizar un calentamiento específico adaptado a la actividad física que vayamos a realizar. De esta forma podremos preparar de manera eficiente toda nuestra musculatura para poder usarla con éxito durante el entrenamiento sin que nos aparezcan agujetas, siempre sin dejar de beber agua o bebidas isotónicas durante el esfuerzo, ya que la deshidratación también provocará la aparición de las agujetas.

Del mismo modo, tampoco debemos olvidarnos de los estiramientos post entrenamiento, ya que serán especialmente interesantes para que podamos relajar toda nuestra musculatura con éxito, y además favorecerán nuestro riego sanguíneo, disminuyendo el exceso de tono muscular. Además, los frutos secos ricos en calcio como las avellanas o los plátanos un rato antes de hacer ejercicio también pueden ayudarnos a prevenir las agujetas.

Finalmente, es fundamental tener en cuenta la importancia de escuchar a nuestro cuerpo y prestar atención a las agujetas en todo momento. Las agujetas pueden durar entre dos y cinco días, pero si en una semana no han desaparecido, es probable que hayamos sufrido algún tipo de rotura fibrilar o de desgarro muscular, y en estos casos es fundamental acudir cuanto antes a un profesional que nos ayude a realizar un tratamiento descontracturante y nos recomiende los ejercicios más interesantes para mejorar nuestro estado de forma y tratar estos problemas.

Compártelo en tu red social: