​Tipos de terapias psicológicas

Terapias psicológicas

La evolución de las terapias ha ido evolucionando con el tiempo con el objetivo de adaptarse a las necesidades de cada persona. Es por este motivo por lo que me ha parecido interesante mostrarte los principales tipos de terapias psicológicas que existen. De esta manera podrás saber un poco más sobre este tema y saber que opción es la que más se adapta a tus necesidades.

Psicoterapia psicodinámica

Es una línea de terapia que es conocida dentro del pensamiento posmoderno. A través de este tipo de terapia se busca que el paciente sea consciente de sus propios problemas y conflictos para poner fin a los mismos lo antes posible y de manera consciente.

Eso sí, esta terapia psicológica hace que el psicólogo también tenga una posición positiva con el paciente. Esto quiere decir que le da consejos, interviene en las conversaciones y lo más importante, le ayuda a encontrar la causa del problema. Así el paciente tiene muchas posibilidades de mejorarse.

Terapia psicoanalítica

Este tipo de terapia tiene su origen en el modelo de Sigmund Freud, al cual se le llama el padre del psicoanálisis.

El objetivo de esta terapia es encontrar los impulsos instintivos que están en el inconsciente y que en consecuencia están afectando al sujeto de manera directa. Para poner en funcionamiento este tipo de terapia, este psicólogo en Málaga nos comenta que se usan diferentes mecanismos para intentar llegar al inicio del problema y así conseguir solucionarlo de una manera más sencilla. Algunos de estos mecanismos son actos fallidos, la interpretación de los sueños, asociación libre… el objetivo es conseguir que el paciente se exprese lo más claro posible y así poder llegar a encontrar el conflicto inconsciente.

Terapia cognitivo conductual

Este tipo de terapia destaca por ser una terapia que mezcla de manera homogénea la terapia conductual y la terapia cognitiva. Esto quiere decir que el psicólogo tiene que aportar las herramientas necesarias al paciente para que se exprese y así poder encontrar de una manear natural el origen de los males.

Una vez que el problema ha sido identificado, a continuación se usan las técnicas cognitivo conductuales para poner solución al problema de una manera más ágil. Para conseguir unos buenos resultados, los profesionales suelen usar técnicas expositivas, entrenamiento de las habilidades sociales o reestructuración cognitiva entre otras. La técnica adecuada dependerá del paciente y sobre todo del problema.

Terapia Gestalt

A pesar de ser una terapia que tuvo gran fama durante los años 40, la misma sigue siendo usada por muchos psicólogos, de aquí que me haya parecido interesante hablar de ella.

Se basa en una terapia de tipo humanista, es decir, tiene muy en cuenta las posibilidades y necesidades del individuo que está siendo tratado. Sin olvidar que se basa en la teoría básica de la psicología de la Gestalt. “El todo es el más que la suma de las partes”.

Para tratar al paciente, los psicólogos que usan esta técnica apuestan por usar técnicas creativas y experimentales que en muchos casos suelen dar buenos resultados. Para conseguirlo, es muy importante que el profesional tenga mucha atención al paciente, tanto en los movimientos que realiza durante la sesión como en el modo de hablar. Cualquier detalle puede hacer que el profesional sea consciente de lo que le sucede al paciente y en consecuencia sea más fácil de la solución al problema.

Terapia humanista

Es otra de las opción más usadas por muchos profesionales de la psicología. Este tipo de terapia nació a mediados del siglo XX y fue desarrollada por Carl Rogers y Abraham Maslow.

Esta metodología reflexiona sobre la existencia humana y sobre todo piensa en la subjetividad.

Para realizar esta terapia es importante ver al paciente como un ser consciente que está en continua evolución que busca a través de los diferentes estados subjetivos una fuente válida de conocimiento propio para encontrar la solución a sus males.

Terapia sistemática

En este caso se busca la realidad desde un punto de vista holística. En este caso lo importante son las relaciones, las cuales ayudan a formar un sistema.

La verdad es que este modo de psicología es más práctico que analítico, de aquí que el objetivo principal sea el de buscar los principales patrones que hacen que el individuo no se sienta bien consigo mismo. Por este motivo, tras diferentes análisis, el objetivo es conseguir un equilibrio en todas las partes para que el paciente pueda volver a sentirse bien consigo mismo y en consecuencia pueda volver a realizar una vida normal. Para conseguir buenos resultados, esta terapia suele usar en muchas ocasiones la terapia narrativa o la hipnosis.

Y recuerda, el profesional será el que tenga que decidir que terapia es la más adecuada según el tipo de paciente que tenga que atender en cada momento. 

Compártelo en tu red social: