Trasplante capilar: los pros y los contras

Trasplante capilar: los pros y los contras

Lo primero que deberás tener en cuenta si te estás planteando realizarte un trasplante capilar, es que no todas las personas son aptas para someterse a una cirugía de implantes de pelo. Para que estés considerado como una persona óptima para este tipo de cirugía tiene que haber cesado la caída de pelo, por lo que el trasplante capilar no está recomendado en personas jóvenes, sino que es siempre recomendable esperarse hasta que la alopecia ya esté avanzada.

El sexo de la persona en cuestión también será un factor de vital relevancia, pues la alopecia tiene una forma de manifestación diferente según el paciente sea un hombre o una mujer y, además, también es necesario tener en cuenta que las mujeres cuentan con una disponibilidad de folículos pilosos para implantar mucho menor que la de los varones.

Posiblemente, si notas que el pelo de la cabeza te empieza a clarear o que cada vez la alopecia deja de ser incipiente para convertirse en calvicie, te estés planteando realizarte un injerto de pelo o trasplante capilar. Y, lo más seguro, es que tengas dudas sobre esta cirugía: en qué consiste exactamente, si es dolorosa, si sus efectos son permanentes, cuánto cuesta…

A lo largo de este artículo queremos ayudarte a entender cuáles son las ventajas y las desventajas de realizarse un trasplante capilar para que, tomes la decisión que tomes, haya sido debidamente meditada y con toda la información sobre el proceso a tu alcance.

Pros y contras de realizarse un trasplante capilar

La primera desventaja que tenemos que señalar es que realizarse un trasplante capilar supone pasar por quirófano. Aunque, claro está, si eliges la técnica FUE, que está considerada como la mejor a la hora de hacerse un injerto de pelo, es importante que sepas que será una intervención quirúrgica muy poco invasiva en la que, además, no será necesario que te duerman por completo, sino que sólo te aplicarán anestesia local, como leemos en este artículo sobre implantes capilares mediante la técnica FUE.

Al utilizarse la anestesia local, la intervención quirúrgica no causará daño alguno. Además, el postoperatorio no es especialmente molesto si la técnica escogida es la FUE, aunque eso dependerá del umbral de dolor de cada persona, que podrá experimentar más o menos molestias a la hora de dormir los primeros días después de la intervención, por ejemplo. Además, algunas personas pueden sufrir inflamaciones derivadas de la operación quirúrgica o de la banda de presión que se fija a la cabeza durante las primeras horas de postoperatorio, pero ésta siempre remitirá con rapidez.

La operación de injerto de pelo es un proceso muy rápido, por lo general. Normalmente puede ser llevada a cabo en un mismo día, aunque será el cirujano quien decidirá la manera de proceder y los días en los que la intervención se divida, ya que esto dependerá directamente de la cantidad de zona por injertar que tenga la persona en cuestión.

Una de las mayores ventajas de someterse a un trasplante capilar es el hecho de que tú mismo serás tu propio donante y, por tanto, las posibilidades de que tu cuerpo provoque un rechazo de los injertos son especialmente mínimas. Esto implica que lo más probable es que la operación sea exitosa.

Por supuesto, no es un proceso inmediato, sino que tardarás unos meses en ver los resultados. La realidad es que, durante las primeras semanas, no notarás cambios realmente apreciables, pero conforme el tiempo avance, los resultados irán llegando, sin dudarlo.

Por supuesto, una de las mayores desventajas es el desembolso económico que supone realizarse este tipo de intervención quirúrgica, que puede superar con facilidad los 7.000 euros, dependiendo de la técnica, de las zonas a tratar en el paciente que vaya a someterse al trasplante capilar y también del lugar donde vaya a realizarse la intervención. Muchas personas optan por hacerse los injertos de pelo en Turquía. Esto se debe a que la calidad del servicio es la misma que la ofertada en España, con profesionales cirujanos y especialistas en este sector, pero con un precio mucho más inferior que se debe, básicamente, a que el Estado financia parte del mismo por considerar tu viaje como Turismo de Salud, que conlleva ciertos beneficios fiscales de cara a la realización de los injertos.

Compártelo en tu red social: