Tratamiento para las almorranas

Tratamiento para las almorranas

Tratamiento para las almorranas

Las almorranas son una molesta dolencia que afecta a muchas más personas de las que pensamos. Se trata de un problema de salud que puede llegar a ser realmente molesto si no se cuida como es debido. A continuación te explicamos un poco más sobre las almorranas y te contamos cómo prevenirlas y tratarlas para eliminarlas por completo.

¿Qué son las almorranas?

Aunque se trata de un problema que la mayoría de personas tiende a sufrir en silencio o esconder el padecer almorranas o hemorroides es un problema realmente frecuente. Las almorranas son una inflamación en las venas denominadas hemorroidales, esto da lugar a unos molestos abultamientos que suelen producir sangre en la mayoría de los pacientes.

Existen dos tipos de almorranas diferentes, las almorranas internas y las almorranas externas. Las primeras se ubican dentro del recto y son realmente sensibles al roce. Las externas se ubican en la parte de fuera del ano y suelen estar cubiertas por pieles. Normalmente se pueden ver y se notan y son como una especie de bulto de la misma tonalidad que la piel.

Causas de las almorranas

Existen muchas causas que pueden provocar la aparición de almorranas, pero en general éstas lo hacen porque se produce un aumento de presión en las venas que se ubican tanto en el recto como en la pelvis. Al aumentar la presión se acumula más sangre y finalmente surgen las almorranas.

Esta presión puede tener a su vez diferentes causas y a continuación te nombramos las más comunes. La primera de ellas es el estreñimiento pues al tener que hacer fuerza para ir al baño se produce la inflamación que explicábamos más arriba. La segunda es el embarazo puesto que aumenta el peso y las venas de esta zona se ven presionadas. Lo mismo sucede con las personas que padecen obesidad debido al exceso de peso que hace que aumente la presión.

Asimismo, el sedentarismo también puede causar almorranas y existen algunos factores genéticos que predisponen para este tipo de dolencias. Por último cabe reseñar el envejecimiento como otra de las causas principales que provocan la aparición de almorranas.

Síntomas

Entre los síntomas más comunes que evidencian que se puede padecer de almorranas se encuentran el dolor en la zona del ano, la irritación y el pico anal, el prolapso, el ardor en esta zona y el sangrado. También es común la dificultad tanto para acostarse como para sentarse. En algunos casos las personas que tienen almorranas no tendrán síntomas y simplemente se darán cuenta de que padecen una almorrana cuando noten el abultamiento. Las almorranas que suelen sangrar son las internas, aunque las externas también pueden llegar a hacerlo en algunos casos. Asimismo, si este problema no se trata como es debido puede llegar a producirse una trombosis con lo que sin duda se debe tener mucho cuidado y tomar las medidas adecuadas para evitarlo.

Tratamiento de las almorranas

A la hora de tratar las almorranas externas podemos optar por distintos tratamientos que serán útiles desde para mejorar todo tipo de síntomas hasta para eliminar del todo las almorranas.

En primer lugar, como nos recomiendan desde AutoSaludables, encontramos el tratamiento dietético que supondría el llevar una dieta adecuada para poder terminar con el estreñimiento que en muchos casos es el causante de las almorranas. Recomendamos llevar una dieta en la que se consuma mucha fruta, se beba mucha agua y se tome también fibra.

En segundo lugar habría que tomar unas medidas higiénicas adecuadas y mantener siempre esta zona limpia y en óptimas condiciones de higiene. A partir de aquí también se puede tomar un tratamiento en forma de fármacos como los antihemorroidales que servirán para aliviar todos los síntomas e incluso en algunos casos el médico puede recomendar la ingesta de antiinflamatorios. Por último, en los casos más graves se pueden llegar a extirpar las venas hemorroidales para evitar cualquier tipo de inflamación.

¿Cómo prevenir las almorranas?

Si crees que puedes padecer almorranas y quieres prevenirlas lo primero que deberías hacer es ir al médico en cuanto notes los primeros síntomas. Asimismo deberías evitar todo tipo de sobreesfuerzos para no inflamar esta zona. Se recomienda también llevar una dieta saludable y adecuada, rica en fibras, vegetales y frutas y beber agua de forma regular.

Si se quieren prevenir las almorranas de forma eficiente también habrá que evitar las grasas, las especias y los picantes, así como también el azúcar y practicar deporte de forma regular evitando a toda costa el sedentarismo.

Por último recomendamos llevar una correcta higiene anal y en caso de que sea necesario preparar el asiento debidamente si el trabajo o tu modo de vida requiere que pases muchas horas sentado/a.

Remedios caseros para las almorranas

Además de llevar a cabo una correcta prevención y tener en cuenta el tratamiento para las almorranas que recomendábamos más arriba existen algunos remedios caseros que pueden resultar interesantes para terminar con este problema. En primer lugar encontramos la manzanilla, en segundo el aloe vera y la tercera opción son los baños de asiento. También puede resultar muy interesante el ajo a modo de antiinflamatorio, así como las espinacas y el tomate. Recomendamos también las infusiones de castaño de indias, el uso de hielo o el agua de linaza puesto que sin duda te ayudarán a sentirte mucho mejor.

Compártelo en tu red social: