Tratamiento para los quistes odontogénicos

Tratamiento para los quistes odontogénicos

Tratamiento para los quistes odontogénicos

La mayoría de quistes que aparecen en la dentadura son odontogénicos. Se trata de un tipo de quistes cuya aparición se forma a partir de diferentes restos de lo que se denominan epiteliales de los dientes. Esto se reabsorbe por el hueso y entonces es cuando crece el quiste. A continuación te presentamos información acerca de que son este tipo de quistes, cuál es su tratamiento y otros datos que hemos considerado pueden resultarte de interés a la hora de conocer mejor que son los quistes odontogénicos.

¿Qué son los quistes odontogénicos?

Este tipo de quistes son concretamente una especie de agujero o cavidad cerrada que esté rellena de líquido o casi sólido (normalmente agua y pus). Este tipo de lesión se encuentra tapizada por epitelio escamoso. Si esta dolencia avanza puede llegar a destruir completamente el hueso que ocupa el maxilar o a producir lesiones en la mandíbula o el movimiento de piezas dentales. Si no se trata como es debido puede llegar a causar incluso falta de sensibilidad en la mandíbula.

Estos quistes crecen muy despacio pero si lo hacen mucho incluso podrían provocar asimetrías faciales. No existe una edad para su aparición ya que es una dolencia que puede presentar cualquier persona. Cabe diferenciar entre dos tipos de quistes odontogénicos, que se identifican según el método de su formación. La OMS lo clasifica en estos dos tipos: los quistes de desarrollo, que son aquellos que proliferan de restos epiteliales bajo estímulos desconocidos y los quistes inflamatorios, que proliferan en el epitelio bajo estímulos inflamatorios.

En su inicio, los quistes odontogénicos no suelen provocar ningún dolor, son asintomáticos, por lo que suelen ser detectados en radiografías de rutina. No obstante, en los casos más graves, hay algunos que sí presentan síntomas claros como la expansión de las corticales óseas o el propio movimiento dentario.

Tipos de quistes odontogénicos

En primer lugar, antes de establecer otras diferencias entre tipos de quistes odontogénicos cabe reseñar que la diferencia principal es que algunos son quistes de desarrollo y oros son quistes inflamatorios. A partir de aquí encontramos, en primer lugar, los quistes gingivales de la infancia, los quistes primordiales, que sobre todo padecen los hombres en la zona de la mandíbula.

Encontramos también los quistes dentígeros o foliculares, que rodean la corona del diente y aparece sobre todo también entre hombres de 20 hasta 30 años. El quiste de erupción por su parte aparece en los tejidos blandos y sobre todo tiene lugar entre los 10 y 20 años. Suele presentarse en forma de abultamiento blanco o azulado. El siguiente que presentamos es el quiste periodontal lateral. Se trata de una lesión que aparece sobre todo en las personas de entre 40 y 70 años. Se encuentra normalmente por radiografía pues es complicado verlo de otra forma.

También encontramos el quiste gingival de adulto. Se ubica en el tejido blando, sobre todo en las zonas de la boca y los labios y normalmente se presenta sobre los 60 años de edad. Por su parte, el quiste odontogénico glandular está caracterizado por su forma que incluye microquistes. Son realmente poco frecuentes y si aparecen siempre lo hacen por la mandíbula.

El quiste radicular surge siempre a raíz de algún foco inflamatorio y sin duda son algunos de los quistes más frecuentes que existen, apareciendo normalmente entre los 30 y los 60 años. Otro de los quistes odontogénicos que existe es el quiste paradental por su parte aparece siempre por la zona de la boca y sin duda son más frecuentes en los hombres de alrededor de 30 años.

Causas de los quistes odontogénicos

Aunque no existen unas mismas causas ni causas exactas de las que deriven todos los quistes odontogénicos cabe reseñar que sus orígenes normalmente derivan de los dientes. Es decir, que se forman a partir de los tejidos sobrantes que han quedado y que normalmente son los que sirven para formar los dientes. En muchos casos las bacterias en los dientes (derivadas de caries o malas endodoncias, por ejemplo) propician este tipo de quistes.
Síntomas de los quistes odontogénicos 

Aunque los síntomas son tan variables como tipos de quistes odontogénicos y personas que los padecen existen, sin duda los quistes odontogénicos suelen aparecer en forma de protuberancia, aunque toman diferentes formas ya que pueden ser desde muy pequeñas hasta de mayor tamaño, llegando incluso a desplazar la mandíbula de algunas personas. En el tejido blanco se suelen ubicar bajo la piel y no suele causar dolor a no ser que esté infectado. Puede presentar un color blanco que incluso puede adquirir tonalidades azules.

Este tipo de quistes no presentan ningún tipo de síntoma y se suelen descubrir a partir de radiografías. Son lesiones que crecen despacio y si no se encuentran a tiempo pueden provocar incluso asimetrías faciales. Si se observa cualquier tipo de hinchazón cerca de la boca o de la zona de la mandíbula la mejor opción es sin duda acudir a un profesional.

Tratamiento de los quistes odontogénicos

Existen diferentes tipos de tratamientos para eliminar de forma total un quiste odontogénico. En primer lugar se recomienda la cirugía si se quiere terminar con el quiste de forma radical. Se trata de una operación muy delicada que siempre debe realizar un profesional en cirugía maxilofacial o en cirugía oral.

Compártelo en tu red social: