Tratamientos para el estrés

Tratamientos para el estrés

El estrés se ha convertido en uno de los principales problemas relacionados con la salud que afectan a millones de personas en nuestra sociedad actualmente. Aunque suele atacar a nuestro estado de ánimo, mostrándonos más irritados, nerviosos e incluso desmotivados, también puede llegar a afectar a nuestro organismo, provocándonos un descenso de la energía, insomnio y otros problemas que se pueden ir agravando con el tiempo. En esta guía te queremos mostrar cuales son los tratamientos para el estrés más efectivos.

Tratamientos para luchar contra el estrés

Apoyo de los seres queridos

A veces cuando una situación se nos vuelve insostenible, contar con el apoyo de la familia y nuestros amigos es crucial. Habla con ellos para que te echen una mano a solucionar lo que te provoca esta ansiedad. Está comprobado que, cuando compartes tus inquietudes, estas se vuelven más livianas y con el tiempo desaparecen más rápido.

Positividad en el puesto de trabajo

El trabajo a veces puede convertirse en una carrera de obstáculos en el que tienes que esquivar todo tipo de problemas, como los proyectos a terminar, los compañeros e incluso el jefe. El estrés puede venir de muchas maneras posibles, pero tienes que relajar la mente y ver todo con otros ojos para que nada pueda alterar tu paz mental. Si eres positivo, nada de esto podrá impedirte que cumplas tu cometido.

Descanso

Tienes que llevar una rutina del sueño correcta, puede que te guste quedarte hasta tarde viendo la tele, pero esto lo que conseguirá es que te quedes dormido por cualquier rincón al día siguiente, por este motivo, proponte dormir tus 8 horas diarias. Cuando lo consigas, verás que empiezas a ver el mundo de una forma muy diferente.

Masajes

Los masajes relajantes pueden ser uno de los mejores tratamientos para el estrés, ya que consiguen que los músculos se relajen, se reduzca la tensión en las zonas del cuerpo que más problemas tienen como los hombros, la espalda o incluso las piernas, para que una vez finalizado el propio masaje puedas sentirte más liviano y menos estresado. Por otro lado, los masajes eróticos conseguirán el mismo efecto que los relajantes, pero potenciados, ya que te estimulan y logran dejar los problemas de lado. Hay centros especializados como Art Massage Barcelona que ofrecen este tipo de masajes para que desconectes de tu rutina diaria.

Técnicas de relajación

La relajación es muy útil para controlar tu estado de ánimo. A veces nos centramos demasiado en los problemas que tenemos, y esto nos causa el estrés, mostrándonos el cuerpo más tenso, más cansado y la mente no para de dar vueltas. Con estas técnicas conseguimos calmar nuestro yo interior. Hay formas muy sencillas de relajarse y cada persona tiene la suya, puede ser leer un buen libro tumbado en el sofá, caminar por un sendero, escuchar música relajante o incluso ver una serie cómica. Lo importante es que encuentres tu propia técnica y la apliques cuando estés agobiado.

Respiración

Cuando sufrimos un ataque de pánico o de estrés, tanto nuestras pulsaciones, como la respiración empieza a acelerarse y esto causa en nosotros una actividad inusual que nos provoca el nerviosismo y el propio estrés. Debemos aprender a respirar correctamente. Algo que hacemos a diario pero que no somos de controlar cuando nos sentimos mal. En estos casos, lo recomendable es aplicar además de ejercicios de respiración que consigan calmar nuestra ansiedad, técnicas de meditación, ya que ambos pueden ser uno de los mejores tratamientos para el estrés.

Fármacos o medicamentos

De todos los tratamientos que existen para tratar la ansiedad y el estrés, es para nosotros, el menos indicado, y que debe de tomarse una vez que se ha probado todos los anteriores. Sin embargo, está comprobado que es común hacer todo lo contrario, es decir, optar por la medicación antes de probar otras técnicas. Recuerda siempre que, antes de tomar cualquier fármaco, tienes que preguntar antes a tu médico.

Ejercicio diario

El ejercicio físico es algo que mejora nuestro estado de ánimo. Quizás al principio te cueste trotar más de 5 minutos, pero puedes andar otro tanto sin problemas. Cuanto más ejercicio realices, mejor te sentirás contigo mismo, podrás dormir mejor y tus problemas se irán quedando atrás tuya con una caminata, una sesión en el gimnasio o incluso con un poco de natación. No hace falta que te pegues 2 horas entrenando, sino que, con una hora al día verás los beneficios.

Compártelo en tu red social: