Tratamientos para la artritis

Tratamientos para la artritis

La artritis es una de las enfermedades más comunes dentro de las dolencias que más quebraderos de cabeza provoca a quien la sufre. La palabra artritis procede de los términos “artr”, que significa articulación, y “itis”, que significa inflamación. Por tanto, la artritis, literalmente, quiere decir inflamación de las articulaciones.

La artritis provoca rigidez, además de causar dolor. Los diferentes tipos de artritis y otras enfermedades que se asocian a ella, afectan a articulaciones, huesos y músculos. Puede parecer una enfermedad que sufren personas de edad avanzada, pero lo cierto es que la artritis puede darse en personas de cualquier edad.

La artritis puede ser tratada con diversos tratamientos, que pueden dar como resultado la reducción de la rigidez y el dolor. Los posibles síntomas de esta enfermedad pueden ser la rigidez, el dolor, hinchazón, dificultad en los movimientos de una articulación, entre otros. En el caso de que estas dolencias permanezcan en el tiempo de dos semanas o más, se debe consultar al médico sin dudar.

Causas de la artritis

La artritis tiene asociados más de cien tipologías y otras enfermedades directamente relacionadas con ella. Hasta ahora, se desconoce la causa de la mayoría de tipos. Sin embargo, los investigadores se encuentran evaluando de forma constante algunos aspectos que podrían ser relevantes en la determinación de la causa de esta enfermedad.

Uno de estos aspectos es el que incumbe a los factores hereditarios. Este factor suele estar presente en las causas de muchas enfermedades, y la artritis, presuntamente, parece ser una de ellas. Otro de los aspectos son los efectos de inflamación en las articulaciones dañadas. El estilo de vida también podría ser una causa. De igual forma que el factor hereditario, el estilo de vida influye directamente en la salud de nuestro cuerpo y salud física.

Diagnóstico de la artritis

La visita médica es obligada si se padece la enfermedad de artritis por varios motivos.

La artritis, puede ser un reflejo de otra enfermedad, como la celiaquía o alguna infección, que causa estos dolores en las articulaciones, y el tratamiento de estas enfermedades aliviará muchísimo el dolor causado en las articulaciones, incluso puede producirse una recuperación completa. Como es el caso de una artritis provocada por una enfermedad celíaca o por infecciones por Staphylococcus, Tuberculosis o Gonorrea.

Una vez sabida la causa de la artritis, es muy importante saber el grado de afección, el avance, la tipología de la enfermedad y más importante saber la pauta médica que aconseje el médico.

Tratamientos para la artritis

Como hemos comentado antes, es primordial visitar al médico y seguir los consejos y pautas que nos recomiende. El tratamiento para la artritis se basa en diversos fármacos, dependiendo del tipo, grado o causa. El médico nos prescribirá los medicamentos que sean mejores en función de la edad, el avance de la artritis, otra medicación que se esté ya tomando o las alergias.

La base de todo tratamiento para la artritis es la reducción de la inflamación y el dolor, a la vez que se busca ralentizar o frenar el avance de la enfermedad, a la vez que prevenir otras enfermedades como el aumento del ácido úrico.

Actualmente, la mayoría de los tipos de artritis no se pueden curar, pero se pueden realizar tratamientos eficaces para reducir el dolor y la discapacidad, aumentando la calidad de vida.

Una de las grandes ayudas para aliviar el dolor, son los analgésicos. Seguramente ya partan del tratamiento de su médico. Muchos se pueden conseguir en farmacias sin receta, pero siempre consulte con su médico o farmacéutico antes de tomar cualquier medicamento.

Existen analgésicos en varios formatos, como geles, cremas, ungüentos, pomadas, parches o aerosoles, que se aplican directamente en la zona dolorida y suele tener un alivio temporal pero más localizado.

La terapia ayuda muchísimo a una persona con artrosis, ya que enseñan ejercicios localizados para mantener flexibles las articulaciones o enseñan nuevas formas de realizar tareas cotidianas, para hacer menos esfuerzo en los zonas de dolor.

Y en casos extremos donde la medicación y la terapia no son efectivos, se puede llegar a la cirugía para reparar las articulaciones dañadas.

Otro factor muy importante, para cualquier persona, pero para una persona con artritis más, es llevar una dieta saludable. Controlar la dieta puede afectar a la salud de una manera muy positiva e incluso puede ayudar a aliviar los síntomas de la enfermedad. Seguir una dieta mediterránea puede disminuir el dolor de la artritis al proveer al cuerpo de nutrientes antiinflamatorios.

Y no hablemos del peso que soportan nuestros huesos, tengamos en cuenta que el sobrepeso aumenta la inflamación de las articulaciones. Contar con un respaldo lumbar de calidad es también importante para combatir los dolores.

Es importante finalizar que un estilo de vida saludable, una buena alimentación, un peso correcto, ejercicio físico moderado y dormir bien son la mejor base para prevenir la artritis.

Compártelo en tu red social: