Tratamientos para la disfunción eréctil

Tratamientos para la disfunción eréctil

La disfunción eréctil es más común de lo que pensamos. No solo los hombres mayores sufren de este problema, sino que también hay gente joven que también sufre del problema, el cual puede provocar problemas a la hora de tener relaciones sexuales y encontrar una pareja estable. Pero gracias a la evolución de la medicina, ya hay diferentes tratamientos que ayudan a que el problema se reduzca o se solucione en un periodo de tiempo pequeño.

Masaje tántrico

Un buen masaje tántrico puede ayudarnos a conseguir buenos resultados a la hora de resolver el problema. Es verdad que el masaje no hace milagros, pero sí que puede ayudarnos a controlar el problema y así conseguir mejores resultados a la hora de tener relaciones sexuales.

Este tipo de masajes siempre tienen que ser dados por profesionales para tener éxito. No vale que cualquier persona intente darlos. Si buscas a buenos profesionales, te recomiendo acudir a GerardRibo.com, los cuales son profesionales y te darán muy buenos resultados.

Se ha demostrado que con este tipo de masajes se puede conseguir una sanación sexual, aumentar el placer y también te ayudará a conocerte un poco más a ti mismo. Puedes tener la seguridad de que si te conoces más a ti mismo, te resultará mucho más fácil conseguir un nivel de excitación elevado y en consecuencia te resultará más fácil solucionar la disfunción eréctil.

Tratamiento con fármacos

Es importante tener claro que en la actualidad hay una amplia gama de medicamentos que van dirigidos a solucionar los problemas de disfunción eréctil. Su funcionamiento es muy sencillo, solo hay que tomarlos cuando se va a tener el acto sexual y se consigue que el pene se ponga erecto y esté en erección durante un periodo de tiempo prolongado.

La principal diferencia entre unos medicamentos y otros es el tiempo que tarda en hacer efecto. Conocer el tiempo de espera es importante para tomar el medicamento antes o después. Eso sí, nunca se debe tomar sin recomendación médica, ya que puede provocar efectos secundarios en la salud. Por ejemplo, no se suelen recomendar en personas que sufren problemas de corazón. Por este motivo, cualquier hombre que sufra de disfunción eréctil deberá acudir a un profesional para que examine el problema y dictamine si el medicamente es la mejor opción en cada caso.

Dejando las pastillas conocidas, también se puede usar otros tratamientos farmacológicos. Uno es inyectar directamente el medicamento en el pene justo antes del acto sexual. Mientras que otro es el de usar una cánula la cual se pone en la uretra para administrar el medicamento. Esta opción tarda un cuarto de hora más o menos en ser efectiva y si se va a tener una relación sexual con una mujer embarazada, el hombre siempre tendrá que usar preservativo.

Tratamiento de dispositivo al vacío

Es un medio poco conocido, pero que también puede dar buenos resultados en muchos casos. A través de la aspiración se consigue que la sangre pueda llegar con más facilidad al interior del pene, es decir, se consigue que la erección sea más sencilla. Una vez que la sangre ha entrado en el pene, se pone una goma en la base. El objetivo de la goma es evitar que la sangre se escape de nuevo y en consecuencia la erección del pene baje.

Prótesis de implantación quirúrgica

Si los anteriores tratamientos no han tenido éxito por cualquier motivo, entonces es el momento de usar el remedio quirúrgico. En este caso se implanta una prótesis peneana. Para que me entiendas, consiste en poner un mecanismos que está formado por piezas y que se acciona al presionar la perilla que está situada en la zona inferior inguinal.

La principal ventaja de este sistema es que es invisible, es decir, nadie se dará cuenta de que está insertado. Esto hay que añadir que la disfunción eréctil se deja atrás, a la vez que la erección es mucho más duradera, por lo que el acto sexual se alargará mucho más en el tiempo, es decir, puede durar tanto tiempo como el hombre quiera. A esto hay que añadir que este sistema no falla nunca, no da problemas a la hora de eyacular y tampoco influye para nada a la hora de que la mujer pueda tener un orgasmo. Por supuesto, el hombre lo podrá tener.

Este tratamiento es muy eficaz, de aquí que la gran mayoría de hombres estén realmente satisfechos de haberse sometido al tratamiento.

A cambio el tratamiento tiene el inconveniente de que el hombre tiene que someterse a una intervención quirúrgica para poder implantar la prótesis que pondrá fin a su problema de disfunción eréctil. Además del tratamiento, hay que tener en cuenta que el sistema no es para toda la vida, es decir, se desgasta. Esto hace que el paciente tenga que tener claro que se deberá sustituir en caso de sufrir una infección o un fallo mecánico. Sin olvidar que la forma del pene puede verse afectada por el mecanismo que se introduce.

Hay que tener en cuenta los pros y los contras de los diferentes tratamientos a la hora de solucionar la disfunción eréctil para que el hombre elija el tratamiento que mejor encaja con sus necesidades. Normalmente el acto quirúrgico suele ser la fórmula que se suele recomendar en último lugar por la intervención que hay que realizar. Pero puede ser una opción muy interesante si no se quiere tomar una pastilla antes de tener el acto sexual.

Compártelo en tu red social: